• Los populares ya tenían “escrita” su propuesta sobre el Poder Judicial en la que no se incluían nombres para cubrir las vacantes del CGPJ, y ahora duda si hacerla pública y cuándo


  • Moncloa sacará adelante el jueves la reforma legal que le permitirá desbloquear este mes la renovación en parte del Tribunal Constitucional


  • Génova quiere se retire la reforma judicial o permita al Poder Judicial hacer nombramientos estando en funciones para volver a la mesa de negociación, pero Moncloa no tiene ninguna intención

El Partido Popular impuso que la negociación con el Gobierno para desbloquear el Poder Judicial fuera después de las en Andalucía. Pasaron las andaluzas y la mayoría absolutísima de Juanma Moreno pero a Moncloa se le acabó la paciencia y decidió no esperar más a los populares. Ese mismo viernes registró un proyecto de ley que le permite elegir los dos magistrados del Tribunal Constitucional que le corresponden de los cuatro que tienen el mandato caducado desde hace casi un mes. La semana que viene, sólo unas horas después de la celebración del debate del estado de la nación, el Ejecutivo sacará adelante esta reforma legal que le permite desbloquear el Constitucional sin que el PP pueda hacer nada para impedirlo.

“Van a aprobar la reforma en 24 horas y casi con nocturnidad”, lamentan fuentes de Génova consultadas por NIUS que se reafirman en su voluntad real de alcanzar un acuerdo hasta que según ellos el Gobierno decidió de forma unilateral hacer saltar por los aires una negociación que aseguran estaba viva, algo que niegan el PSOE y Moncloa. “Queríamos un acuerdo de verdad”, insisten y ponen como prueba el documento con su propuesta para renovar el Consejo General del Poder Judicial que “ya está hecha, escrita y finalizada” y que pensaban remitir al Ejecutivo.

Moncloa sacará adelante el jueves la reforma legal que le permitirá desbloquear este mes la renovación en parte del Tribunal Constitucional

Ahora los populares se han quedado colgados de la brocha con un texto ya terminado y que no saben si harán público o no, ni cuándo. “El escenario ha cambiado y hay que reanalizarlo y resintonizarlo”, admiten en la dirección del partido. El calendario fijado por Moncloa les ha pasado por encima y les ha dejado con muy poco margen. La semana que viene todos los focos estarán puestos en el debate del estado de la nación y el jueves se votará la reforma legal que saldrá adelante con los votos de los socios de investidura.

Los populares podrían inclinarse por presentar su propuesta de “regeneración” -sobre la que no sueltan prenda- en lo que queda de semana, pero el clima político está bastante enrarecido después de que el Gobierno decidirá pactar la Ley de Memoria Democrática con Bildu coincidiendo con el 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco a manos de ETA. Después del 14 de julio (cuando se aprueba por vía de urgencia y en lectura única la ley) ya sería papel mojado ante unos hechos consumados.

El PP presiona para que Sánchez retire la reforma del Poder Judicial

Génova intenta recuperar la iniciativa y se empeña en decir que espera un movimiento del presidente Pedro Sánchez y el ministro Félix Bolaños para retomar unas negociaciones que ahora mismo están rotas, aunque en Moncloa no tienen intención de mover ficha. Da igual. Los populares no se dan por enterados y ponen sus condiciones para volver a la mesa. O retirar la reforma legal  que permitiría al Ejecutivo colocar a dos magistrados en el Constitucional o devolver las competencias al Poder Judicial para que pueda hacer nombramientos estando en funciones.

Si retiran su ley unilateral seguiremos negociando. Como partido líder de la oposición nos tenemos que hacer respetar. Para hacer lo que les dé la gana ya tienen a Bildu

“Si retiran su ley unilateral seguiremos negociando. Como partido líder de la oposición nos tenemos que hacer respetar”, explican desde la dirección del PP. “Para hacer lo que les dé la gana ya tienen a Bildu”, añaden muy molestos con la situación a la que les ha condenado este último movimiento del Ejecutivo.

Ponen en duda la voluntad de pacto del Gobierno porque sólo les interesa “tomar el control del Constitucional” y recuerdan como Sánchez “entorpeció” las conversaciones cuando les llamó “mangantes” y desde el PSOE a Feijóo “tontopollas”.

“Este no es el camino. Están a tiempo de retirar esta reforma o dejarla como estaba para que el Poder Judicial pueda recuperar todas las competencias que le fueron eliminadas en marzo de 2021. ¿Cómo es posible que un Gobierno no tenga la suficiente responsabilidad para no hacer una reforma que permita que se puedan resolver todos los juicios pendientes por no poder llevar a cabo esos nombramientos por parte del CGPJ? Sólo le importa lo que le afecta a él que es el Constitucional”, denunciaba ayer su secretaria general Cuca Gamarra.

En Génova su negociador, Esteban González Pons, aún espera una llamada del Gobierno que les permita volver a la negociación con su propuesta de mayor independencia de los jueces encima de la mesa, aunque reconocen que los contactos son inexistentes desde hace días.





Source link