Redacción | La Mesa Sindical de Catalunya, formada por los sindicatos CGT, IAC, CNT, COS, Solidaritat Obrera i Cobas, se suma a las movilizaciones para exigir la derogación real de la reforma laboral del 2012. En la misma línea que la mayoría sindical vasca, estas centrales sindicales denuncian que la actual propuesta del Gobierno PSOE-UP es insuficiente para recuperar los derechos robados a la clase trabajadora. Al contrario, consideran que ninguna modificación con el apoyo de la CEOE podrá suponer nada más que «pequeños ajustes que consolidan lo peor del grave ataque que sufrimos hace 10 años».

En consecuencia, los sindicatos combativos catalanes llaman a una jornada de protesta el próximo 29 de enero, unos días antes de la fecha prevista para la convalidación en el Congreso de la reforma acordada por el Gobierno, la Patronal y los sindicatos CCOO y UGT.

Los sindicatos convocantes de esta movilización catalogan la posición de los partidos políticos del ejecutivo y de los sindicatos mayoritarios abiertamente como mentiras. «PSOE y Podemos repitieron uno y otra vez en sus programas, incluso en acuerdos parlamentarios, que se procedería a derogar el duro ataque perpetrado contra las condiciones de trabajo de nuestra clase», expone el comunicado conjunto de la Mesa Sindical.

Sin embargo, constatan que la nueva norma mantiene aspectos lesivos para las trabajadoras que se introdujeron con la reforma del Partido Popular como la reducción de las indemnizaciones por despido improcedente de 45 a 33 días, que los EREs no puedan bloquearse desde las administraciones o las facilidades para los despidos objetivos, entre otras cuestiones. Además, la Mesa Sindical denuncia que algunas nuevas medidas que se venden como positivas son en realidad un regalo a la patronal. Es el caso de los ERTOS RED que traspasaran fondos públicos para pagar los ajustes de plantilla de las empresas privadas.

La Mesa Sindical de Catalunya menciona también que actualmente la inflación y el incremento del precio de la electricidad están mermando el poder adquisitivo de los salarios y que es el momento de salir a la calle para darle la vuelta a la situación. En ese llamamiento a movilizarse incluyen como reivindicación la derogación de la reforma laboral de 2010 impulsada por el ejecutivo socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.






Source link