Pide «una ruptura con el pasado franquista» y cree que el texto omite «aspectos que permiten al franquismo seguir en estamentos del Estado»

SEVILLA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) –

La Asociación de Memoria Histórica Comisión por el Derecho a las Exhumaciones ha reconocido los «avances» implícitos en el proyecto de nueva Ley de Memoria Democrática, aprobado recientemente por el Congreso de los Diputados para su entrega al Senado antes de su luz verde final; considerando no obstante que el nuevo texto legislativo resulta «insuficiente».

A grandes rasgos, este proyecto de nueva ley estatal destinado a profundizar en la Ley de Memoria Histórica de 2007 contempla, entre otros aspectos, la creación de una comisión técnica que haga un estudio sobre los supuestos de vulneración de derechos humanos a personas «por su lucha por la consolidación de la democracia, los derechos fundamentales y los valores democráticos, entre la entrada en vigor de la Constitución y el 31 de diciembre de 1983». Ese estudio deberá recoger «posibles vías de reconocimiento y reparación a ese colectivo», según el texto aprobado.

El proyecto de nueva ley incluye igualmente una comisión estatal independiente de carácter académico, para «contribuir al esclarecimiento de las violaciones de los derechos humanos durante la guerra civil y la dictadura».

Del mismo modo, el nuevo texto declara expresamente la ilegalidad e ilegitimidad de los tribunales, jurados y cualesquiera otros órganos penales y administrativos creados a partir del golpe de Estado de 1936, para la persecución por motivos políticos o de conciencia.

LA AUTORÍA DE LOS «CRÍMENES»

Al respecto, la Asociación de Memoria Histórica Comisión por el Derecho a las Exhumaciones, que trabaja por «la apertura de todas las fosas» comunes que alberguen restos de víctimas de la guerra civil y la represión dictatorial, destaca que el hecho de que el Estado «reconozca la autoría de dichos crímenes y por tanto su reparación con las exhumaciones y homenajes supone gran éxito de las familias y el movimiento memorialista, aunque llegue tarde».

Empero, «la carencia más importante de esta ley es que no deroga total o parcialmente la ley de Amnistia de 1977». «Esto y la no ratificación del Estado Español de la convención de la ONU sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad permite a los jueces negarse a investigar los crímenes del franquismo, lo que hace que un aspecto importantísimo se quede pendiente».

«Para una sociedad realmente democrática», la asociación reclama «una ruptura con el pasado franquista», avisando de que la nueva ley «deja intactos muchos aspectos que permiten al franquismo seguir existiendo en muchos estamentos del Estado». «El franquismo pervive en la mentalidad de jueces, cuerpos de seguridad, administración general, medios de comunicación, etcétera, que se resisten a esa ruptura y a la condena del franquismo», opina el colectivo.

EN ACADEMIAS MILITARES Y POLICIALES

Además, la asociación apuesta por que la memoria democrática sea inculcada «en las academias militares, policiales y en materia de oposiciones a la Administración Pública y por supuesto a la Judicatura y a la Fiscalía», como «una causa general que atraviese todos los aspectos de la sociedad».

«Esta ley es un paso adelante, pero no es suficiente, lo que nos condena a seguir trabajando hasta llegar a cubrir todos los aspectos para poder reparar definitivamente a las víctimas y esta reparación pasa necesariamente por la desaparición real de todo vestigio franquista en todos los aspectos mentales y materiales», defiende el colectivo, considerando que actualmente «se sigue blanqueando el franquismo».

Tras ser aprobado este nuevo proyecto de ley con el apoyo del PSOE, Unidas Podemos, PNV, Bildu, PDeCAT, Más País y Compromís, frente al rechazo del PP, Vox, Ciudadanos, Junts y la CUP y la abstención de Esquerra Republicana y el BNG, el colectivo lamenta «que casi la mitad de la representación en el Parlamento español no vea el terrorismo franquista que asesinó, torturó, violó y causó trauma a millones de compatriotas». «No cabe en democracia ver el terrorismo de ETA y no ver este otro», razona la asociación, llamando a que los Derechos Humanos prevalezcan siempre.



Source link