Afirma en su informe final que «tiene la seguridad de que los cuatro acusados son culpables»

OVIEDO, 25 Nov. (EUROPA PRESS) –

El juicio por la muerte del concejal de IU en Llanes, Javier Ardines, en agosto de 2018 va llegando a su fin. Después de haber escuchado el relato de los numerosos testigos citados a lo largo de estas semanas, este jueves la fiscal Belén Rico se ha vuelto a dirigir al jurado popular para insistir en que «tiene la seguridad de que los cuatro acusados –Pedro Nieva, Jesús Muguruza, Djilali Benatia y Maamar Kelii– son culpables».

«Si tuviera alguna duda habría retirado el escrito de acusación, pero no tengo ninguna duda y es por ello que les pido la condena de los cuatro acusados de un delito de asesinato», ha manifestado la fiscal. «Les solicito expresamente la condena de los cuatro porque se que son culpables, les pido justicia para la víctima y la familia del fallecido y les pido sentido común y sumar», ha incidido Belén Rico.

Con la de este jueves son ya 14 las sesiones del juicio que se iniciaba el pasado dos de noviembre. En el banquillo se sientan cuatro acusados que se enfrentan a una pena de 25 años por el asesinato del edil llanisco. Son Pedro Nieva acusado de inducir el crimen, Jesús Muguruza, supuesto intermediario y los dos presuntos sicarios, Djilali Benatia y Maamar Kelii.

Rico ha recordado al jurado que «ella no ha recibido presiones, ni representa al estado sino que lo que hace es buscar la verdad, que es lo que le diferencia del resto de las partes que defienden unos intereses». Además ha advertido de que lo que buscan las defensas es «buscar un resquicio para luego pedir la nulidad» del proceso. También ha agradecido a la Magistrada de Llanes su buen trabajo durante la instrucción del caso.

La fiscal ha pedido al jurado que se lean la declaración de Djilali Benatia ante el juzgado de Llanes, a la que se ha referido en repetidas ocasiones en su informe final, para que vean las contradicciones en las que ha caído el acusado y ha considera «absurdas» sus acusaciones contra la Guardia Civil por coaccionarle o presionarle.

También ha ido rechazando otras de las cuestiones puestas de manifiesto durante la vista por las defensas, como que no estuviese justificada la incomunicación de los detenidos o la presencia de los agentes en la sala en su declaración ante el juzgado de Llanes.

Belén Rico también se ha mostrado convencida de que Pedro Nieva tomó la decisión de acabar con la vida de Ardines porque vivía «atormentado y desesperado» con la relación que este mantenía con su mujer, sobre todo desde la «grabación que hizo a drede» de una conversación entre ambos. Ha añadido que el «el encargo de Pedro Nieva era matar» y no era dar una paliza a la víctima, porque «en ningún momento se le dio una paliza».

Así mismo ha considerado demostrado que las personas que viajaron a Llanes en julio de 2018 fueron Pedro Nieva, Jesús Muguruza y Djilali Benatia para planificar el crimen y ha indicado que de «existir el tal Julián que nombraron por primera vez en el juicio, lo hubieran traido».»Julián es una persona inventada. La tercera persona que viajó con Nieva y Muguruza a Llanes el 27 de julio fue Djilali Benatia», ha insistido Rico.

Además considera la fiscal, y así lo ha trasladado al jurado, que el supuesto intermediario, Jesús Muguruza, «tuvo una intervención activa proponiendo planes y además mostrando una actitud protectora con Pedro Nieva».

Sobre la autoría material del crimen y la actuación de D. Benatia y M. Kelii como sicarios la fiscal también ha sido clara: «se que son ellos y tengo seis indicios» ha dicho. «Es irrelevante jurídicamente quien da el golpe o quien estrangula, porque son ambos responsables de los hechos», ha dicho.

Ha explicado que en los hechos juzgados concurren dos circunstancias para que sea considerado asesinato: precio, «un sicario no mata gratis, mata por dinero» y alevosía. «Para mi hay alevosía y es clarísima, aquí hubo una emboscada», ha añadido.

ACUSACIÓN PARTICULAR

Tras la fiscal ha sido el abogado de la acusación particular ejercida por la viuda y los hijos de Ardines, el letrado Antonio Pineda el que se ha dirigido a los miembros del jurado para insistir en que la investigación llevada a cabo ha sido «muy rigurosa, con el uso de los medios técnicos más avanzados» para dar con los cuatro culpables.

Al igual que hiciera la fiscal, Pineda ha considerado sobradamente demostrado que los cuatro acusados han participado de uno u otro modo, y jugando todos ellos un pape imprescindible, en el asesinato de Javier Ardines.

Así, ha tratado de desmontar los diferentes argumentos esgrimidos por las defensas con «numerosas maniobras de distracción». «En nombre de la viuda y los hijos de Ardines les agradezco su paciencia, les pido que reflexionen serenamente, sopesen las pruebas. La familia de Ardines ha esperado este crucial momento», ha dicho el abogado que ha pedido al jurado un veredicto de culpabilidad contra los cuatro acusados.

CONCLUSIONES ELEVADAS A DEFINITIVAS

Antes de dirigirse al jurado la fiscal ha elevado a definitivas sus conclusiones, con pequeñas matizaciones como por ejemplo eliminar la referencia al tiempo de la relación sentimental entre el fallecido y la mujer de uno de los acusados.

El resto de las partes también han elevado a definitivas sus conclusiones, a excepción del abogado de la defensa de uno de los supuestos sicarios, Maamar Kelii, ejercida por Fernando Baruttel que si las ha modificado.

Así ha introducido que la mujer cuyos restos biológicos fueron hallados en el cuerpo y pertenencias de la víctima, así como en el lugar del crimen, había sido informada de este extremos antes de prestar declaración en sede policial. Por esta cuestión ha pedido que se deduzca testimonio a dos de los agentes de la Guardia Civil que negaron esta cuestión por si hubiesen concurrido en falso testimonio.

También ha añadido el letrado que no se ha encontrado perfil genético de su de su defendido, Maamar Kelii, en el cuerpo ni en el lugar del crimen.



Source link