CAMAS (SEVILLA), 19 Oct. (EUROPA PRESS) –

La plataforma ciudadana que reclama que el cortijo de Gambogaz, enclavado en Camas (Sevilla), deje de pertenecer a la familia del general Gonzalo Queipo de Llano, repudiado en 2016 por el pleno del Ayuntamiento hispalense por los fusilamientos perpetrados bajo su mando, y sea recuperado para la creación de un centro de memoria histórica, sigue «avanzando» en su investigación histórica y documental en torno a cómo el citado militar golpista se hizo con los terrenos, alcanzando la convicción de que la compraventa de los suelos habría sido supuestamente «simulada» a cambio de perdonar la vida al dueño de los mismos, en prisión a la fecha de la formalización de la operación.

Recordemos que el colectivo expone que el general golpista, cuya tumba sigue en la basílica de la Macarena frente al acuerdo plenario de Sevilla que reclama sacarla del citado templo, emprendió la adquisición de este cortijo y sus tierras en 1937, cuando «disponía de plenos poderes para ejercer prevalencia en cualquier operación comercial que se planteara», pues «su Estado Mayor controlaba la administración y los instrumentos financieros de Andalucía, donde sus tropas desplegaban una inusitada violencia».

Con el referente de la sentencia de la Audiencia de A Coruña que confirma como propiedad estatal el pazo de Meirás, determinando el desalojo del mismo reclamado a los herederos del dictador Francisco Franco, la mencionada plataforma impulsa una investigación histórica y documental, al objeto de «desmontar la compleja operación» mediante la que el mencionado general golpista se hizo con la propiedad del cortijo, que abarca unas 480 hectáreas.

A tal efecto, Bonifacio Cañibano, quien coordina las acciones de esta plataforma, ha explicado a Europa Press que el grueso de los terrenos de Gambogaz, aproximadamente el 86 por ciento de los mismos, fueron adquiridos por Gonzalo Queipo de Llano mediante la compra al ganadero gaditano Manuel Camacho Naveda, quien a su vez había adquirido el lote de suelos a la familia Vázquez de la Lastra, la «propietaria histórica» de todos estos terrenos, que conservó un 14 por ciento de los mismos tras la venta de la mayoría al citado ganadero.

«INDICIOS CLAROS»

En ese punto, Bonifacio Cañibano expone que de la investigación promovida por su colectivo, a base de documentos, testimonios orales e «indicios claros», se desprende que la compra del 86 por ciento de los suelos de los que entonces disponía Manuel Camacho Naveda fue formalizada por Quepo de Llano el 24 de diciembre de 2017 ante un notario «de su confianza», Fulgencio Echaíde Aguinaga, sin que el citado ganadero «estuviese presente» en el acto.

Según sus palabras, después de estar encarcelado acusado de tráfico de divisas con el Peñón de Gibraltar, Manuel Camacho Naveda habría salido en libertad en junio de 1937, siendo encarcelado unos meses después y permaneciendo aún preso a la fecha de la formalización de la mencionada operación de compraventa, en la que estuvo representado por «un militar retirado».

Al punto, Bonifacio Cañibano ha expuesto que en las escrituras derivadas de dicha operación de compraventa figura una mención a que Queipo de Llano financiaba la adquisición de los terrenos gracias a los fondos cosechados por una «recaudación popular» a su favor por su papel en el golpe de Estado, si bien no ha sido posible localizar «ningún rastro documental» de dicha recaudación. «De esa colecta no hay ningún resto documental», ha aseverado.

LOS «TESTIMONIOS ORALES»

A colación, ha señalado los «testimonios orales» recabados entre la familia de Manuel Camacho Naveda, según los cuales el ganadero, fallecido en los años 80, habría manifestado que «no recibió un duro» por los terrenos de Gambogaz pero «salvo la vida» gracias a desprenderse de los mismos.

Es por ello que Bonifacio Cañibano ha expuesto que dado que Camacho Naveda estaba en prisión en el momento de ser formalizada la operación de compraventa, la misma fue simplemente «simulada». «Camacho Naveda salió de la cárcel y salvó la vida, pero perdió Gambogaz», ha enfatizado, insistiendo en la idea de que el ganadero habría accedido a tal extremo «a cambio de su vida».

«LOS ÚLTIMOS TRAMOS DE LA INVESTIGACIÓN»

La plataforma, en cualquier caso, se centra actualmente en recabar toda la documentación posible para probar esta hipótesis, intentando confirmar por ejemplo los motivos por los cuales Camacho Naveda habría sido encarcelado de nuevo en 1937. «Estamos en los últimos tramos de la investigación», ha asegurado, señalando la pretensión de elevar dichas pesquisas a la Abogacía del Estado.

Tras comprar los terrenos a su nombre en diciembre de 1937, según la plataforma, el mencionado general constituyó la Fundación Benéfica Social Agraria Gonzalo Queipo de Llano, a la que donó los terrenos adquiridos, acometiendo después diversas maniobras hasta hacerse con los suelos que aún conservaba la familia Vázquez de la Lastra, contando con «dinero público» para todas estas operaciones, según sospecha la plataforma.

En 1943, según la plataforma, la Fundación Agraria «transmitió la propiedad de la finca» al propio Queipo de Llano, a partir de entonces «único propietario de Gambogaz» supuestamente sin haber desembolsado dinero propio.



Source link