[ad_1]

¿Quieres que baje el precio de tu alquiler? El Sindicato de Inquilinas e Inquilinos de Madrid tiene un plan para que este deseo, que es una necesidad, se haga realidad. Para que este plan se pueda activar todo el mundo que viva en alquiler debe hacer simplemente dos cosas:

1-Romper con el estereotipo derrotista de que no se pueda intervenir en este tema, y convencerse de que “conseguir que baje el precio de tu alquiler no es un sueño”.

2-Afiliarse al sindicato. El plan funcionará si nos organizamos.

¿Porqué un sindicato? Igual que el lugar de trabajo, también el mundo del alquiler está repleto de estafas y abusos por parte de quien no se hace escrúpulos por usar su fuerza económica para hacernos la vida imposible con el objetivo de aumentar indefinidamente su ganancia, ya sea un particular o un fondo buitre. Precios desorbitados, subidas abusivas, no renovación de contrato, ausencia total de cualquier reparación, acoso inmobiliario… Todo el mundo hemos experimentado estas dificultades para acceder o permanecer en nuestras casas, con todas las consecuencias que tienen sobre nuestra salud física y mental. Pero no se trata de casos particulares, lo que estamos sufriendo es generalizado y se debe a la desprotección que tenemos como inquilinos.
La efectividad del trabajo organizado ya se ha hecho evidente en los más de 5 años de vida del Sindicato, coleccionando victorias que en principio parecían inimaginables, en contra de colosos como Blackstone o el Banco Santander.
El primer paso es unirse a formar un bloque en lucha, y para facilitarlo se lanzan las Brigadas Inquilinas. Es muy frecuente el modelo de propiedad vertical, es decir cuando todo el edificio pertenece al mismo casero. Este modelo facilita afrontar de forma conjunta y no individual los abusos que tarde o temprano llegarán.
Las Brigadas Inquilinas son una herramienta de acción sindical que nos permite ir a la búsqueda de potenciales conflictos o ampliar los que llegan a la Asamblea del Sindicato, actuando tanto en zonas en las que hemos detectado una problemática concreta, como allí donde ya tengamos un conflicto en marcha.

El objetivo es pasar a la ofensiva en la lucha contra la especulación, generando una red organizada que nos permita:
·Anticiparnos, en vez de activarnos cuando el problema está ya en una fase avanzada, por ejemplo una demanda de desahucio o fecha de lanzamiento. Si se van generando bloques en lucha, consiguiendo victorias parciales que construyan comunidad, cuando llegue un conflicto de mayor calado resultará más fácil enfrentarnos a él.
·Generar las condiciones que nos permitan imponer nuestras demandas a la propiedad, no respondiendo a un conflicto concreto que llega sino enfrentando el conflicto permanente que supone no tener una vivienda de propiedad: destinar gran parte del salario a la vivienda, inestabilidad, dificultad o imposibilidad de acceder a una vivienda digna.

Además de estos objetivos, las brigadas tienen un enorme valor social, siendo un instrumento más para desarrollar un espacio seguro, donde podemos sentir que no estamos solos, una red de apoyo compuesta por personas que vienen a buscar ayuda y acaban aprendiendo a ayudar a los demás.
Se han definido dos formas de hacer una brigada inquilina: ir a bloques de propiedad vertical, donde se actuará mediante buzoneo y recogida de información puerta a puerta; y establecer puntos de información y piquetes.

Este formato se estrenará el próximo martes 18 de abril a las 18:30 en distintos distritos de Madrid. Habrá, por ejemplo, una brigada inquilina en Puerta del Ángel, uno de los barrios que está sufriendo las mayores subidas de alquileres, además de otras mezquinas, salvajes y amenazadoras formas de especulación rentista. Según los datos publicados, en este barrio los precios de alquiler han subido 18,7 en el último año, 61% más caros que en 2014, cuando los precios empezaron a subir en toda la ciudad. A esto se suman los proyectos de recalificación para viviendas de lujo y el ya famoso “pelotazo de la Ermita”.

Otras Brigadas se organizarán el mismo día a la misma hora, en Getafe, Ciudad Lineal, Arganzuela, Torrejón, Usera y Tetuán. La forma de participar es muy sencilla, solo hace falta acercarse al Sindicato para comunicar a cuál de las siete brigadas queremos participar, los y las afiliadas llevarán todo el material, se practicará como hablar con la gente, y luego, al final iremos a tomar algo.
“Trabajar 8 horas al día y tener vacaciones pagadas también parecía un sueño hasta que los trabajadores se unieron para conquistar estos y otros derechos. Es el momento de que las inquilinas hagamos lo mismo”.



[ad_2]

Source link