MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) –

   La profesora de Lengua y Literatura de Enseñanza Secundaria y escritora Beatriz Giménez de Ory, ganadora del Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2021 por su obra ‘Un hilo me liga a vos. Mitos y poemas’ (Editorial SM), ha lamentado que las humanidades clásicas están «arrinconadas» en los planes de estudio.

   «Las humanidades clásicas están cada vez más arrinconadas en los planes de estudio, es una reivindicación del legado clásico que es el que nos conforma a nosotros, somos herederos de los griegos en muchísimas cosas y es una asignatura que apenas ya tiene presencia. Antes el latín era obligatorio al menos un año y si ibas por letras más, y ahora los alumnos apenas saben nada de cultura clásica», ha subrayado Giménez de Ory en declaraciones a Europa Press.

   La premiada ha asegurado que aún está asimilando la noticia del galardón que le ha concedido el Ministerio de Cultura y Deporte. «Voy a tardar varios días porque es un notición inesperado, estoy muy ilusionada y agradecida al jurado«, ha comentado, al tiempo que ha indicado que aún no sabe en qué empleará el premio, aunque seguramente a hacer algún viaje y a pagar la hipoteca.

   Giménez de Ory recibe este premio coincidiendo con el inicio del nuevo curso escolar y recuerda lo difíciles que fueron los dos anteriores debido a la pandemia.

   «El confinamiento fue muy duro y realmente no se puede sustituir la enseñanza presencial por la enseñanza online, eso quedó claro, pero ya el año pasado desde el principio estuvimos dando clase y fue duro con la mascarilla, todo abierto, el frío», ha asegurado.

   Según ha precisado, empezaron «con mucho miedo» el curso anterior pero «se ha estado viendo que apenas ha habido brotes ni contagios» así que considera que las medidas que se han tomado son «estupendas».

   También ha recordado con tristeza algunos «momentos duros» ante la pérdida de algún familiar de algún alumno, y ocasiones de «angustia». Asimismo, ha indicado que la pandemia ha limitado la capacidad de los niños y jóvenes para socializar.

   «Recuerdo algunas alumnas que no querían salir al patio porque les daba miedo, se habían pasado el confinamiento muy recluidas y les costaba salir a la luz, relacionarse«, ha apuntado, añadiendo que los niños y jóvenes han sufrido mucho la pandemia y el confinamiento.



Source link