Marcos Alves entra en la cuarentena con pasaporte de acreditado emprendedor con experiencia. Con 26 años fundó ElTenedor, una ‘app’ de reservas de restaurantes después adquirida por Tripadvisor por más de 100 millones de euros, lo que consolidó su papel como valedor de ‘startups’ con fundamento. Premiumguest, MiResi, Traspacar, Vanylu, Scoolinary o Agrosingularity son algunos de sus proyectos. Ahora confiesa que dedica todos sus esfuerzos como responsable de expansión y crecimiento de LUDA Partners, dedicada a los servicios de venta ‘on line’ de parafarmacia mediante la conexión con laboratorios y a ayudar a las farmacias frente a los problemas de suministro y desabastecimiento de medicamentos, últimamente más graves en España.

Alves asiste este viernes a los encuentros organizados por Cornellà Creació, foro de prestigio para referentes del emprendimiento y la economía y otros ámbitos, y pronunciará una conferencia. Preguntado por cómo afecta a las ‘startups’ la actual coyuntura económica, de inestabilidad financiera y subida de los tipos de interés, Alves reconoce que «emprender siempre es difícil» pero considera que la situación hoy es, pese a todas las incertidumbres, algo mejor que hace una quincena de años:

«Se ha democratizado algo el emprendimiento, existe más información, métodos para progresar, experiencias previas… pero no hay una pócima mágica, se ha de llevar en el ADN empresarial, saber aprender de los errores, ser resiliente y positivo, ver el vaso siempre medio lleno y tener capacidad de crear equipos». 

Cualquier emprendedor es imagen viva de empresario de potencial éxito, aunque se obvian habitualmente los desengaños vividos y los sinsabores de los planes frustrados. Alves sí reconoce que en el actual universo de emprendedores hay un cambio en su perfil general, aparece una nueva tendencia, que personas de más de 40 y 50 años empiezan nuevos negocios. «No se si es cuestión de modas, pero la gente se replantea la vida y aprovecha su experiencia personal, su capacidad económica y explota su bagaje profesional para empezar a emprender, pero los más jóvenes también siguen emprendiendo».

Sobre la situación actual de alza de tipos, Alves admite que la subida del precio del dinero ha dificultado la financiación bancaria pero que hay más flexibilidad a la hora de lograr recursos para nuevas empresas. Los fondos de inversión y los ‘business angels’ siguen buscando buenas ideas y ‘startups’ prometedoras. «Pero es cierto que ahora los inversores están evaluando más los proyectos, se valoran otras métricas y no solo el crecimiento rápido, también se estudia más la rentabilidad prevista», explica Alves.

LUDA Partners es una de esas ‘startups’ que asienta el modelo de negocio en la utilidad para sus clientes, en su caso, las farmacias. La clave es ayudar en el proceso de digitalización del negocio y en la diversificación de los ingresos, que se logra en buena parte en la venta de productos de parafarmacia. LUDA Partners logró el año pasado financiación por 2,5 millones de euros para su expansión y supera ya las 3.000 farmacias asociadas, a un ritmo de 220 más cada mes. La clave es que el servicio de LUDA no tiene costes fijos, un ‘win-win’ en el que, a cambio de una comisión por venta de parafarmacia ‘on line’, la farmacia logra elevar la facturación de las farmacias y poner en marcha un canal de comercio electrónico y racionalización de proveedores respaldado por el ‘software’ de LUDA. «LUDA no tiene almacenes, no tiene farmacias, lo que aporta es tecnología, conectamos a los distintos agentes del sector farmacéutico pero no impactamos en su forma de trabajo», explica Alves. 

Noticias relacionadas

En la práctica, cada una de las más de 22.000 farmacias que hay en España suele trabajar con varias distribuidoras, muchas cooperativas, que a su vez tienen ámbitos geográficos limitados. LUDA aporta una solución ‘on line’ a nivel estatal, con vocación transnacional, para la venta en internet de productos parafarmacéuticos (no medicamentos). Y algunas farmacias han logrado que el 60% de sus ingresos vengan de ese tipo de productos. Por sus acuerdos con Glovo y Uber, LUDA es capaz de gestionar la entrega al cliente del producto parafarmacéutico necesario en un par de horas, más rápido que Amazon, al apoyarse en las farmacias cercanas al comprador.  

Paralelamente, LUDA conecta a las farmacias asociadas e informa en tiempo real de la disponibilidad de medicamentos. Es un servicio que ofrece al enfermo una solución rápida para que el farmacéutico pueda localizar dónde queda el fármaco que necesita, una herramienta más para enmendar el mal endémico de la rotura del suministro de medicamentos, resultado de múltiples causas y necesitado de soluciones.



Source link