Redacción | Durante este fin de semana del 3 y 4 de junio, más de cien sindicalistas de todo el estado se han reunido en la Conferencia sindical de Anticapitalistas. En la conferencia se han juntado más de 100 sindicalistas del hogar, residencias, de la enseñanza, de la sanidad y de la administración pública, informatica, hostelería, metal y automoción, trabajo sexual, de la logistica y del transporte, pensionistas, abogados laboralistas, etc, llegados de muchos territorios. El objetivo de la conferencia era analizar a fondo la situación política desde el punto de vista de la clase trabajadora y trabajar propuestas de acción sindical de cara al próximo periodo.

El análisis compartido parte de la base de la necesidad de impulsar una discusión abierta sobre la necesidad de romper con la concertación social y defender los salarios y los derechos sociales frente a los ataques de la patronal. Frente al discurso triunfalista de las cúpulas sindicales y de la izquierda en el gobierno, lo cierto es que la clase trabajadora ha visto como la inflación se comía los salarios y como se ha abierto el camino a los recortes de las pensiones, mientras se mantenía intacta la edad de jubilación y solo se tocaba superficialmente la reforma laboral, sin abordar temas cruciales como la prohibición del despido en las empresas sin beneficios. En un contexto de fuerte recomposición capitalista, la conferencia también ha abordado cuestiones como la transición industrial y energética en curso, así como el giro militarista, sobre como afecta a la clase trabajadora y como situarnos ante ella en clave ecosocialista, el papel de las mujeres en la configuración de un sindicalismo feminista o la lucha no corporativa en defensa de los servicios públicos.

La conferencia ha sido un pequeño avance y sin duda, es necesario profundizar y ser constante en el trabajo sindical anticapitalista. La necesidad de tener implantación fuerte, no solamente sindicalistas en diferentes sectores, si no de ser capaz de agrupar en estructuras de base, ha sido un debate importante: lejos del conformismo, somos conscientes de la debilidad de los sectores revolucionarios en el seno del movimiento sindical. Impulsar y ayudar a desarrollar experiencias concretas, ya sean en clave defensiva o embriones de auto-organización, con la asamblea unitaria como forma organizativa fundamental y el frente único como estrategia: esa es la gran tarea de los sindicalistas anticapitalistas en esta fase, en la que una posible victoria de la derecha puede abrir una fuerte ofensiva (y su correspondiente respuesta obrera), tras el fracaso del progresismo a la hora de construir casamatas en defensa de los derechos de la clase trabajadora. La necesidad de fortalecernos y seguir construyendo un sindicalismo combativo y anti-burocrático, y que ponga en el centro la necesidad de educar a la clase trabajadora en superar este sistema: esos son los grandes retos de nuestra época.






Source link