Javi Arganzuela | Este próximo sábado 12 de junio, en Arganzuela, en Madrid, se inaugura oficialmente el espacio recuperado para el barrio de La Ferro, la Ferroviaria.

Este espacio antiguamente sucursal de la banca, será un Centro Social para uso y disfrute de las vecinas de Arganzuela y por ende de todo el Madrid movilizado o por movilizar. Tras el cierre del Espacio Vecinal de Arganzuela (EVA), cedido por el pasado consistorio, solo para cuatro años y la no renovación del Partido Popular y la constante amenaza a La Traba. A la espera del nuevo Ateneo La Maliciosa también en la zona, para el próximo otoño, que parte de la sinergia de Ecologistas en Acción y la librería cooperativa Traficantes de Sueños, el barrio de Arganzuela necesita urgentemente de espacios para las vecinas. Aunque sí que coincide sucesivamente en el tiempo, el proyecto no es deudor del EVA, si no que presenta su propia vía de autogestión y dinámica política.  La Ferroviaria, que nace en una zona donde los y las ferroviarias tenían su hogar y espacio de trabajo, al estar cerca de Atocha y todo el complejo que por allí se desarrolla en torno al tren, de ahí su nombre, por orgullo obrero del barrio. Estará localizado en el número 7 de la Plaza Luca de Tena, en pleno barrio de Delicias.

Este fin de semana se organizan unas actividades de bienvenida el sábado y una asamblea para el domingo. Un taller de manualidades para peques, una «gymkana histórica de Arganzuela», la presentación del proyecto, taller de grafitis o cuentacuentos, pretenden ser el punto de partida de acogimiento y reconocimiento de diferentes realidades y sensibilidades del barrio. La organización pide que se apunte la gente previamente a los talleres por el control del aforo y la seguridad Covid.

El espacio nace de la unión de diversos colectivos de la zona, como Arganzuela27 (colectivo juvenil antifascista), La PAH Centro-Arganzuela, Acción Transcombativa (colectivo no mixto y trans) y la Asociación Feminista de Arganzuela.

¡10, 100, 1000 Centros Sociales!








Source link