Redacción | La jornada laboral es un tema central entre quienes trabajan en Sanidad. Las libranzas de guardias (24 horas de descanso tras 24-26 horas de trabajo) y el descanso semanal de 36 horas semanales ininterrumpidas son derechos aún en disputa. El 13 de julio de 2020 se convocó la Huelga de Residentes indefinida de la Comunidad de Madrid por un convenio colectivo, que se desconvoco el 10 de agosto del mismo año tras conseguir un preacuerdo que sigue negociándose (y les bloquea el derecho a huelga). En este preacuerdo, se incluía la libranza obligatoria de todas las guardias y el derecho a disfrutar de un descanso ininterrumpido semanal de 36 horas en 7 días o por razones de necesidad de 72 horas en 14 días. 

Para analizar su impacto, un grupo de residentes de Madrid ha realizado un estudio sobre la libranza de guardias de las y los médicos residentes de esta comunidad cuyo objetivo era comprobar la realización de estos descansos obligatorios y ver el efecto que la huelga de residentes tuvo sobre ello.

El análisis de estos datos demostró que antes de la huelga el 27,2% de las y los residentes no realizaban los descansos obligatorios tras las guardias. Siendo el porcentaje del 19,8% tras ella. La traducción de esto es que el porcentaje de residentes que trabajan jornadas de hasta 31 horas (en ocasiones más) es muy elevado. Asimismo, se comprueba que previo a la huelga hasta el 87% de las y los residentes de la CAM no podían realizar el descanso semanal de 36 horas ininterrumpidas obligatorio, siendo tras ella el 34,5% de las y losresidentes, demostrándose un mayor impacto en este aspecto.

Además, el número de guardias mensuales de es igual o mayor a 5 guardias en el 75% de este colectivo, superándose a partir de la cuarta guardia el máximo mensual de 48 horas en cómputo semestral de jornada efectiva, vulnerándose una vez más sus derechos laborales, pese a haber puesto en el centro la jornada laboral ilegal durante su huelga. 

Las condiciones laborales de este sector incumplen de forma clara la normativa. Hay numerosa evidencia científica de lo negativo que es tanto para profesionales como para la seguridad del paciente trabajar sin descanso durante más de 24h y trabajar más horas de lo legalmente establecido. Constatándose la vulneración de los derechos laborales relativos a los descansos obligatorios en un porcentaje de casos muy importante. 

La atención sanitaria no puede depender de unos trabajadores sanitarios al límite, aún queda en debate las jornadas de 24 horas extenuantes o el modelo máximo de 48 horas semanales, por la seguridad del paciente y los ciudadanos, por una Sanidad Pública de calidad. 

El artículo es de acceso libre y puede encontrarse en: https://revistas.um.es/edumed/article/view/490691/310171 




Source link