(CNN) — En 1958, el artista Yves Klein inauguró una famosa exposición llamada «El vacío», en la que colocó un gran gabinete en una habitación que de otro modo estaría vacía. Miles de visitantes, que pagaron por su entrada, se presentaron en una galería de París para echarle un vistazo a nada en absoluto.

Tras el éxito de la muestra, el artista francés llevó la idea un paso más allá, dando a los coleccionistas la oportunidad de comprar una serie de espacios inexistentes y completamente conceptuales a cambio de un peso de oro puro.

Un puñado de compradores aceptaron la oferta. Y ahora, casi 60 años después de la muerte de Klein, uno de los recibos que escribió para demostrar la propiedad de sus obras de arte invisibles está a la venta. Y la casa de subastas Sotheby’s estima que podría alcanzar los 500.000 euros (unos US$ 551.000).

Con menos de 20 centímetros de ancho, el recibo otorga la propiedad de uno de los espacios imaginarios de Klein, que denominó «Zonas de sensibilidad pictórica inmaterial». Diseñado para parecerse a un cheque bancario, está firmado por el artista y fechado el 7 de diciembre de 1959.

Yves Klein. (Crédito: Express Newspapers/Hulton Archive/Getty Images)

Una obra de arte ‘invisible’

El recibo se entregó originalmente al comerciante de antigüedades Jacques Kugel, y es uno de los pocos que se cree que sobrevivió, dijo Sotheby’s en un comunicado. Esto no se debe simplemente a que Klein luchó por vender muchas de las obras imaginarias, sino a que ofreció a sus clientes una opción: quedarse con su recibo o quemarlo en un ritual.

En caso de haber optado por lo segundo, sería considerado el «propietario definitivo» de la obra conceptual. Como parte de la actuación de Klein, luego quemaría el recibo en presencia de testigos antes de arrojar la mitad del oro que le pagaron al río Sena.

Kugel optó por quedarse con el suyo, y desde entonces se ha exhibido en las principales instituciones de arte de toda Europa, incluida la Galería Hayward de Londres y el Centro Pompidou de París. El artículo está siendo puesto a la venta por el asesor de arte y exgalerista Loïc Malle, quien está subastando más de 100 artículos de su colección privada.

Al comparar la idea de Klein con las NFT, Sotheby’s dijo que aceptará pagos en criptomonedas por el artículo.

«Algunos han comparado la transferencia de una zona de sensibilidad y la invención de los recibos como un antepasado de los NFT, que a su vez permite el intercambio de obras inmateriales», se lee en el catálogo de la subasta. «Si agregamos que Klein mantuvo un registro de los propietarios sucesivos de las ‘zonas’, es fácil encontrar aquí otro concepto revolucionario: la ‘cadena de bloques'».

Sotheby’s también confirmó, en un comunicado de prensa, que el adjudicatario «no se convertirá en el custodio de este recibo histórico, sino también de la obra de arte invisible de Klein».

Klein, quien murió en 1962, fue una figura clave en el movimiento nouveau réalisme (nuevo realismo), que utilizó el arte para subvertir las percepciones de la realidad de los espectadores. En 1957 inauguró una exposición en Milán compuesta por 11 lienzos azules, idénticos en forma, color y tamaño. Sin embargo, su obra más conocida es la fotografía de 1960 «Leap into the Void», que parecía mostrar al artista saltando desde un muro alto, aunque en realidad era una combinación de dos imágenes separadas.



Source link