[ad_1]

Escaparates, bares, tiendas, colegios…. Cada vez es más habitual ver como muchos establecimientos se suman a la tradición anglosajona de Halloween. También se multiplican las fiestas para celebrar la noche de los muertos, y pequeños y grandes lucen disfraces terroríficos. 

En estos días el uso de maquillajes, caretas y lentes de contacto de fantasía son un recurso cada vez más utilizado para complementar los disfraces y dar mucho miedo. Pero cuidado, porque algunos de estos elementos pueden hacernos pasar un mal rato. 

En este sentido, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO) alerta de los riesgos que accesorios como las lentillas de fantasía pueden llegar a tener sobre la visión, si no se adquieren en establecimientos sanitarios de óptica y bajo la supervisión de un óptico-optometrista.

La sofisticación del maquillaje tiene sus riesgos, sobre todo para los ojos Galandria Art


Y no es un peligro menor. Los riesgos de comprar productos «no homologados» van desde una simple irritación ocular, a una conjuntivitis, una reacción alérgica y, en casos más extremos, la pérdida de visión.

En muchas ocasiones, este tipo de complementos se compran en comercios físicos o tiendas online no autorizadas, sin ningún tipo de control sanitario ni garantía de seguridad.

Pero no son los únicos abalorios de riesgo.

Otros como maquillajes, pelucas o antifaces también se suelen obtener en bazares o a través de Internet, sin tener en cuenta las indicaciones adecuadas de empleo y mantenimiento necesarias para disminuir el riesgo de lesiones o infecciones oculares.

Como explica el decano del CNOO, Eduardo Morán Abad

  • «Las lentes cosméticas de fantasía se consideran productos sanitarios, por lo que su manipulación y prescripción corresponden obligatoriamente a un profesional sanitario, como es el óptico-optometrista».

Además, advierte que estos artículos se deben adaptar a cada paciente y al estado de su visión, “evaluando las particularidades de cada ojo para evitar daños o molestias oculares”. 

El uso de productos no homologados puede provocar irritación y conjuntivitis. Woman in a halloween costume in studio


Otros complementos que pueden causar problemas en los ojos 

La mayoría de las infecciones y lesiones oculares que se encuentran los especialistas por estas fechas vienen provocadas por una utilización inadecuada del maquillaje.

Aquí el error más común que se comete es a la hora de manipularlos. Se hace mal, y eso favorece la proliferación de bacterias y hongos. 

Para evitarlo, los ópticos-optometristas recomiendan:

  • Utilizar solo cosméticos indicados para aplicarlos en el área ocular
  • No dejar que se cubran de polvo o se manchen
  • Lavarse las manos antes de maquillarse.

El riesgo de caretas y antifaces

Otro accesorio que puede hacer peligrar no solo la salud visual, si no la física en general, son las caretas y los antifaces.

Este tipo de complementos pueden limitar la visión y provocar tropezones o caídas. 

Además, en el caso de que se utilicen lentes de contacto de forma habitual y se vayan a utilizar caretas o antifaces, hay que asegurarse de que tengan la ventilación suficiente para que las lentillas se mantengan al aire libre y no causen molestias.  

Purpurina, pestañas postizas, pelucas…

También es muy común la aplicación de purpurina o brillantina en los ojos, por lo que desde la entidad colegial se aconseja “tener los ojos bien cerrados a la hora de utilizarla”. 

Del mismo modo, hay que extremar la precaución con las pestañas postizas o pelucas, que arrojan diminutas partículas que podrían introducirse en los ojos, así como artículos que contienen colorantes y sustancias químicas que pueden irritar la zona ocular, causando enrojecimiento, picor y sensación de cuerpo extraño.  

Se deben usar productos aptos para los ojos.


Recomendaciones para un uso adecuado de lentes cosméticas de fantasía

Gracias a las lentes cosméticas de fantasía, podemos modificar el color y aspecto del iris para ofrecer un resultado lo más realista posible en función del disfraz al que acompañen. Pero requieren de unas pautas de mantenimiento e higiene recomendadas por el óptico-optometrista con objeto de disminuir el riesgo de lesiones corneales o infecciones oculares.

Para evitar cualquiera de estos problemas, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas ha elaborado una serie de consejos:

  • Acude a tu óptico-optometrista, quien podrá realizarte una adaptación individualizada para saber si eres apto para llevar este tipo de lentes.
  • Presta especial atención a donde compras estos productos. Evita adquirir lentillas de fantasía en puntos de venta no autorizados, ya que no suelen estar sujetas a ningún tipo de control o medida.
  • Si te sientes incómodo con este tipo de lentes, acláralas con el líquido correspondiente y asegúrate de que no están del revés ni se ha introducido ningún cuerpo extraño.
  • Si no has usado lentillas nunca, mira directamente hacia abajo y luego parpadea hasta que se ajusten.
  • Ante todo, higiene, mucha higiene. 
  • Lo primero es lavarse las manos y secarlas bien antes de manipular las lentes de contacto. 
  • Utilizar las soluciones adecuadas para conservar las lentes (líquidos de lentillas).
  • Es conveniente limpiarlas con regularidad, frotándolas con los dedos y aclarándolas antes de sumergirlas en la solución, o guardándolas en un portalentes. 
  • Como se trata de un accesorio puntual, es importante no utilizar las lentes cosméticas de fantasía más horas de lo recomendado.

[ad_2]

Source link