¿Qué ventajas presenta la fibra óptica a la hora de transmitir energía? ¿Es una opción viable en estos momentos? Un estudio reciente ha explorado esta cuestión.

 

El estudio es obra de investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y de la Universidad Carlos III, en España, e incluye, entre otros, a Carlos Algora de la UPM.

 

La telealimentación, es decir, la transmisión remota de energía a circuitos y dispositivos electrónicos a través de fibra óptica, da solución a un gran número de situaciones problemáticas. Su principal aplicación se encuentra en el suministro de energía a sensores y actuadores (y su electrónica asociada) en las denominadas “zonas de exclusión”. Una zona de exclusión es aquella en la que la utilización convencional de energía eléctrica no es posible debido a un ambiente hostil como, por ejemplo, la existencia de una atmósfera explosiva, un ambiente electromagnético intenso, la indisponibilidad de energía eléctrica en el lugar en que se necesita, etcétera.

 

Pero, ¿es la telealimentación a través de fibra óptica una opción ya viable en estos momentos? Unos investigadores del Grupo de Semiconductores III-V del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid y del Grupo de Displays y Aplicaciones Fotónicas de la Universidad Carlos III lo han analizado.

 

El nuevo estudio se enmarca dentro de una colaboración entre ambos grupos a través del proyecto “TElealimentación FotovoLtaica por fibra Óptica para medida y coNtrol en entornos extremos, TEFLON-CM“. En el proyecto TEFLON-CM participan como empresas asociadas Airbus, Red Eléctrica Española y Tecnalia Ventures.

 

[Img #65996]

Esquema básico de cómo está organizado un sistema de esta clase. (Imagen: UPM)

 

Un sistema de telealimentación fotovoltaica por fibra óptica está compuesto por una fuente de luz monocromática (normalmente un láser), un medio de transmisión (la fibra óptica) y un convertidor fotovoltaico, tal como explican los investigadores. “En dichos sistemas, la fuente de luz convierte la potencia eléctrica (tomada de una región no conflictiva) en potencia luminosa, que se envía a través de la fibra óptica al convertidor fotovoltaico. Tanto la fibra óptica como el convertidor están situados en el interior de una zona de exclusión. Por tanto, la energía se transporta en forma de luz y el convertidor fotovoltaico transforma en electricidad la potencia luminosa del láser acoplado a la fibra justo en la zona de uso”.

 

Además, estos sistemas permiten también el envío de datos a través de la fibra entre la unidad remota y la estación base.

 

Existen otras posibilidades para alimentar sistemas remotos. La utilización de baterías es la más simple. Sin embargo, su sustitución debe realizarse periódicamente y es costosa (mano de obra, precio de la batería nueva, tiempo de montaje, etcétera). Además, la sustitución de una batería dentro de una región de exclusión podría ser peligrosa, cara o incluso imposible. Por ello, se han realizado algunos intentos para utilizar la energía de las microondas pero se ha comprobado que es una opción costosa, además de no estar clara su repercusión sobre la salud.

 

Por ello, para los investigadores, frente a estas opciones, utilizar sistemas de telealimentación por fibra presenta numerosas ventajas, entre las que destacan: el aislamiento eléctrico entre los componentes del sistema a ambos lados de la fibra, la inmunidad al ruido electromagnético, el menor peso de la fibra óptica frente al cable de cobre, la supresión de baterías y su mantenimiento, y la flexibilidad en la ubicación de los sensores, ya que no se necesita una toma de corriente próxima.

 

“Los sistemas de telealimentación fotovoltaica por fibra óptica tienen multitud de aplicaciones en el ámbito de la medida y el control a distancia de procesos en ambientes extremos como líneas de alta tensión, plantas de gas, químicas, petroquímicas, minería, depósitos de combustible en aviones, satélites, centrales nucleares, extinción de incendios, biomedicina, etcétera”, concluyen los investigadores que recuerdan que los convertidores fotovoltaicos para luz láser son los dispositivos con mayor eficiencia fotovoltaica, alcanzando eficiencias superiores al 60%.

 

El estudio se titula “Beaming power: Photovoltaic laser power converters for power-by-light. Y se ha publicado en la revista académica Joule. (Fuente: UPM)

 

 



Source link