Cada vez son más las personas que sustituyen sus piezas dentales gravemente dañadas por implantes. De hecho, según las estimaciones de los especialistas en nuestro país se colocan entre 1.200.000 y 1.400.000 de implantes al año.

Y es que esta técnica ha mejorado mucho su eficacia y seguridad.

Lo malo es que a la vez que ha ido aumentando el número de pacientes también se han ido extendiendo numerosos bulos o creencias sobre esta técnica. 

Y eso, por mucho que médicamente las cosas estén muy claras, tal y como las explica la doctora Rosa Puigmal, especialista del Máster en Periodoncia de la Universidad de Barcelona.

  • «Los procedimientos en Implantología dental llevan usándose más de 35 años y están contrastados como un método eficaz para suplir la falta de alguna pieza dental».

A pesar de ello, «hoy en día muchas personas siguen teniendo sus dudas o aceptando como ciertas algunas afirmaciones que son completamente falsas, y que podrían mitigar la confianza en este tratamiento y truncar las expectativas».

Por ello, desde la doctora Puigmal aclara algunas de las cuestiones más extendidas sobre los implantes dentales. 

¿Los implantes son para toda la vida?

No es posible realizar esta afirmación de forma general, porque la duración de los implantes varía en cada paciente. La razón es que, tal y como explica la experta, «los implantes no están exentos de sufrir enfermedades».

Existen una serie de factores que predisponen a un mayor riesgo de fracaso o complicaciones:

  • Pacientes con periodontitis no diagnosticadas y/o no tratadas.
  • Pacientes fumadores 
  • Pacientes que no son capaces de mantener una higiene bucodental adecuada. 

En el caso de personas que fuman, son diabéticos o tienen otros problemas de salud, esta duración puede verse significativamente reducida.

«Y la falta de higiene dental provocará infecciones que también afectarán al tiempo de vida útil de estos implantes», asegura la doctora Puigmal.

El tratamiento y control de la periodontitis previa a la colocación de implantes minimiza el riesgo de pérdida de hueso alrededor de los implantes. 

Y las personas que han recibido terapia periodontal y que han sido introducidos en un programa de mantenimiento presentan menos complicaciones con sus implantes. 

Los implantes no están exentos de sufrir enfermedades si no se cuidan correctamente.


¿Hace falta cuidarlos?

Podríamos pensar que como es una pieza artificial no requiere los mismos cuidados que un diente natural, pero no es así.

  • «Los implantes dentales deben ser cuidados igual que los dientes naturales, manteniendo una adecuada higiene bucodental para evitar que se infecten, porque eso daría lugar a enfermedades como la mucositis o la periimplantiitis”, aconseja la doctora. 

La limpieza oral y las revisiones periódicas siguen siendo esenciales para mantener el implante en óptimas condiciones. Durante las visitas al especialista se controlarán los factores de riesgo como el tabaco, ciertas enfermedades sistémicas y la periodontitis. 

Además, los pacientes con un implante dental requieren una monitorización regular de las condiciones de los tejidos periimplantarios, siendo necesario también revisar su eficacia en la práctica de la higiene oral, y eliminar tanto los depósitos bacterianos visibles como aquellos no visibles (localizados por debajo de la encía). 

Es muy importante revisar periódicamente el estado de las prótesis, su ajuste, necesidad de reparación y comprobar la facilidad de higienización.

¿Se puede producir el rechazo del implante?

Los implantes dentales están generalmente fabricados de titanio quirúrgico, material absolutamente inerte, biocompatible, con capacidad de integrarse en el hueso y muy bien tolerado por los tejidos blandos. 

No es un material nuevo. Lleva utilizándose desde hace varias décadas en otro tipo de prótesis y artículos médicos como válvulas cardíacas, placas, tornillos y prótesis tras lesiones traumatológicas. 

Además, el titanio no ha mostrado ninguna reacción tóxica ni irritativa sobre los tejidos vivos.

Por todo ello, hasta ahora no se ha identificado rechazo biológico de un paciente hacia un implante.

Lo que si puede ocurrir es que se produzcan problemas en la oseointegración, es decir, el proceso por el cual el implante se fija al hueso. 

Estos casos son infrecuentes y habitualmente están relacionados con infecciones, malas condiciones biológicas de la zona operada y/o el exceso de carga o fuerza no adecuada sobre el implante. 

Y no hay que olvidar que en caso de que el implante fracase, esto no significa que el paciente no puede llevar implantes en su vida. La especialista explica que en estos casos se retira y, transcurrido el periodo de curación de los tejidos, puede colocarse otro y tener una oseointegración exitosa. 

Los implantes dentales están generalmente fabricados de titanio quirúrgico.


¿Ponerse un implante duele mucho?

«Es un tratamiento complejo, pero no doloroso, ya que se realiza con anestesia local, o incluso puede estar acompañada de sedación asistida si la complejidad del caso lo requiere», recuerda la doctora Rosa Puigmal. 

Los implantes pueden ser colocados en cirugías ambulatorias de poco tiempo de duración, bajo el efecto de la anestesia local, y la recuperación suele ser rápida. El posoperatorio tampoco es especialmente doloroso ni molesto. 

¿Se puede colocar a cualquier edad?

La edad avanzada de un paciente no supone ningún impedimento para colocar implantes. Todo va a depender del estado de salud general que tenga esa persona en concreto. 

En cambio, ser muy joven sí que influye. Tanto que existe edad mínima para colocar un implante: sólo a partir de los 18-21 años los especialistas consideran que ha finalizado el periodo de crecimiento óseo y que ya se puede sustituir la pieza dental empleando esta técnica. 

Los implantes no ‘me funcionan’

Un implante está sometido a una serie de factores que hacen que no todos consigan anclarse al hueso. Esta falta de osteointegración o fracaso temprano, que oscila entre el 1 y el 8%, puede deberse a diferentes causas:

  • Una curación inadecuada.
  • La contaminación del implante en el momento de la colocación.
  • Un lecho óseo de calidad insuficiente.
  • Ejercer demasiada presión sobre el lecho óseo antes de que cicatrice completamente. 

A pesar de estos condicionantes, la implantología actual, realizada de forma correcta, siguiendo unos protocolos quirúrgicos sensatos y seleccionando de forma adecuada a los pacientes, permite asegurar que es una alternativa exitosa al reemplazo de los dientes naturales no viables. 

Sin embargo, una vez pasada la etapa de osteointegración del implante (cuando este ya está anclado al hueso), empieza el verdadero reto: mantener los implantes en un correcto estado de salud.

En España se colocan entre 1.200.000 y 1.400.000 de implantes al año.


¿Con poco hueso se puede poner un implante?

Existe la falsa creencia de que «si un paciente tiene poco tejido óseo en los huesos maxilares no podrá ser candidato a un implante dental; sin embargo, es completamente falso», subraya la doctora Puigmal. 

Existen diversos métodos y técnicas, como la regeneración ósea, que permiten rehabilitar los huesos mediante ciertos tratamientos. Los injertos de hueso, así como los avances en tecnología y materiales, permiten ofrecer unos resultados óptimos.

¿Puedo hacerme una resonancia magnética si llevo un implante dental? 

La resonancia magnética es un procedimiento muy habitual. Como norma general cuando nos hacemos una prueba de este tipo nos piden que nos desprendamos de cualquier elemento metálico. 

Y es que las máquinas de resonancia pueden interferir con objetos de hierro o ferromagnéticos. Pero como los implantes dentales están hechos de titanio o zirconio no interfieren en la prueba. 

Aun así, los expertos recomiendan avisar de que se lleva un implante antes de realizar este tipo de prueba. 

¿Cualquier dentista puede colocar los implantes?

Como recomienda encarecidamente la doctora Rosa Puigmal, «el profesional dental que coloque los implantes debe estar capacitado en cirugía implantológica y tener los conocimientos, habilidades y experiencia necesarias en el manejo de tejidos duros y blandos, esto es, hueso y encía». 

Cuidado con las ofertas

La diferencia de precio en el tratamiento con implantes según las clínicas no solo radica en las diferentes necesidades de cada paciente y en la propia ley de la oferta y la demanda, sino también en el diagnóstico y plan de tratamiento que se realiza y en los materiales empleados. 

  • «En la terapia de implantes, lo barato puede salir muy caro», sentencia la doctora Rosa Puigmal.



Source link