El alimento más recomendado para cenar si quieres perder peso

El alimento más recomendado para cenar si quieres perder peso

Ante la cercanía del verano llega la “operación bikini”, la búsqueda desesperada de perder peso y perfilar la silueta. La solución no está en sucumbir a las peligrosas “dietas milagro”, que además de perjudiciales a para la salud suelen producir el denominado “efecto rebote”. Es decir, que el peso se recupere con facilidad.

Más que una dieta rigurosa es recomendable encontrar el equilibrio. Elegir productos locales lo más frescos posible es una buena opción según los nutricionistas, al igual que cuidar la cantidad de alimentos que se ingieren en cada comida y la familia a la que estos pertenecen.

Mientras el desayuno debe ser la comida más abundante y rica en nutrientes del día, la más delicada es la cena, en la que quien busca perder peso debe elegir muy bien su alimentación. Entre los ingredientes recomendados más comunes están aquellos que son ricos en proteínas y bajos en grasas e hidratos de carbono como el pollo, el atún o el salmón. Una buena compañía son los canónigos, que además de ayudar a mantener la línea tienen un efecto sedante que ayuda a conciliar el sueño.

Además de los mencionados, un nuevo superalimento llega a las dietas y amenaza con ser la estrella de las cenas. Se trata de un tubérculo con mucho sabor, muy parecido a la patata en apariencia pero muy lejos de ella en aporte calórico y nutricional. Se trata de la batata, muy popular en América Latina, de donde es originario y desde donde llegó para quedarse porque cada vez se encuentra más tanto en las estanterías de los supermercados como en las cartas de los restaurantes.

Su principal beneficio es su alto contenido en fibra dietética, que ayuda a perder peso porque la fibra es voluminosa, lo que significa que los alimentos que contienen altas cantidades de fibra dietética ocupan una gran cantidad “de espacio” en el estómago. Esto ayuda a mantener la sensación de saciedad durante un largo periodo de tiempo, lo que impide comer en exceso. Otro “plus” es su lenta absorción, que implica que se necesita mucho tiempo para que los alimentos ricos en fibra salgan del estómago y entren en nuestro tracto digestivo. Esto evita comer en exceso, lo que reduce las posibilidades de ingesta de calorías y en consecuencia, el alto potencial de aumento de peso.



Source link