TOLEDO, 3 Ago. (EUROPA PRESS) –

El coordinador de Izquierda Unidad Castilla-La Mancha, Juan Ramón Crespo, ha visitado Sacedón para comprobar el estado de los embalses de Entrepeñas y Buendía, situación que, a su juicio, confirma que «las esperanzas depositadas en la nueva norma de explotación del trasvase se están diluyendo» porque «no hay cambio sobre los años anteriores».

Tal y como señala IU, aunque sobre el papel «la reducción de la cantidad a trasvasar al Levante de 38 a 27 hectómetros cúbicos cuando la cabecera –los embalses de Entrepeñas y Buendía–, está en nivel 2 era positiva», ya advertía el coordinador regional de Izquierda Unida que «no existía prácticamente ninguna variación de agua a trasvasar en el nivel 3, que es la situación en la que se encuentran los embalses según muestra el histórico de la capacidad de los Entrepeñas y Buendía».

En este nivel, denominado situación hidrológica excepcional, «la ministra puede autorizar discrecionalmente y de forma motivada un trasvase de 20 hm3/mes como máximo» pero, asegura Crespo, «hemos comprobado que alcanzado este nivel, que recordamos se califica de situación hidrológica excepcional, se ha autorizado 16 hm en el mes de junio y 13 hm en el de julio».

Con estos datos, según afirma Crespo en un comunicado, en el presente año hidrológico 2021-2022 (octubre-septiembre) a falta de los meses de agosto y septiembre ya se han trasvasado 66 hm3, «cantidad superior al año hidrológico 2017/2018, que tan solo se trasvasó 60 hm; igual a todo el año 2019-2020; y que desgraciadamente se situará en una cantidad similar al 2020-2021, que alcanzó los 86 hm cúbicos».

«RIBERA A FAVOR DE MURCIA»

En este punto, denuncia Juan Ramón Crespo, «la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, está interpretando las normas a favor del Levante, a favor del presidente de la región de Murcia, López Miras, y en detrimento de Emiliano García-Page». Posición que denota que «en Madrid tiene más peso político López Miras que el presidente de esta comunidad».

Ante ello, y «para distraer la atención sobre el fondo de este asunto, la señora Ribera ha concedido 40 millones hasta el 2026 para la ejecución de actuaciones de mejora socio-económicas en los núcleos próximos a los embalses de Entrepeñas y Buendía».

«Migajas», afirma el responsable regional de Izquierda Unida, que «han servido para conformar al Gobierno regional, que han pasado de criticar los trasvases que se hacen hacía el Levante a alabar la nueva norma de explotación», tal y como lo han hecho el presidente regional y la portavoz del Gobierno, «renunciando a poner fecha límite a todo trasvase que no sea destinado a consumo humano».

Eso cuando «la ministra de Transición Ecológica favorece el regadío industrial hortofrutícola y asegura el desarrollo del Levante español, aunque sea un modelo insostenible, y nos echa unas migajas para entretenernos y que, por supuesto, no van a acabar con la despoblación que estamos sufriendo» debido, concluye Juan Ramón Crespo, «a la falta de un modelo de desarrollo económico para la región».

ALCOCER

Por otro lado, la Agencia del Agua ha invertido en Alcocer 1,2 millones de euros en obras de reacondicionamiento de la infraestructura de aguas, acometida de suministro y gestión de avenidas de lluvias torrenciales, obras «necesarias y esperadas que, tras su ejecución, lejos de resolver los problemas existentes han generado otros nuevos». Manuel del Saz Nieto, representante de Izquierda Unida en la localidad asegura que la intervención «ha sido completamente desaprovechada» al anteponer actuaciones que son innecesarias a las que son imprescindibles y llevan más de una década esperando a ser solventadas.

De hecho, denuncia que en la canalización de la red a su salida del pueblo «se ha dimensionado para recoger una de las mayores fuentes de avenidas de torrenciales cuando en la segunda fase de ejecución se ha desviado el curso de las avenidas, por lo que ha dejado inutilizada esta macroestructura porque ya no hay avenidas de agua que recoger».

En cuanto a la renovación de redes hidráulicas, Manuel del Saz explica que se ha levantado gran parte de la calle Mayor del municipio y algunas aledañas «sólo para renovar la acometida de aguas, olvidando sustituir la red de fecales que tiene más de sesenta años de antigüedad y que, en el más que probable caso de filtraciones por rotura, verterá en las cuevas/bodega de las casas de los vecinos».

Tampoco se han separado, aprecia, las redes de pluviales y fecales, ante lo que Izquierda Unida de Alcocer ha denunciado en repetidas ocasiones que hay vecinos que continúan vertiendo al arroyo de pluviales debido a la permisividad e inacción del equipo de Gobierno socialista.

Y mientras «nada se sabe de la depuradora», el edil de la formación en la localidad evidencia este hecho porque «en la lluvia torrencial del fin de semana hemos podido contemplar alcantarillas de fecales de la obra nueva que han saltado emitiendo todo tipo de residuos y deshechos a la calle Mayor». Esto sólo significa, apunta, que «las rejillas de recogida de aguas de lluvia se han conectado ilegalmente a la infraestructura de aguas residuales».



Source link