ALMERÍA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) –

La jueza que investigaba a los exalcalde de Huércal de Almería María Ángeles Castillo (PSOE) y Juan Ibáñez, entonces en IU, por un convenio urbanístico ha acordado el sobreseimiento provisional al estimar que no hay indicios «firmes y suficientes» de que incurriesen en prevaricación, ya que los informes contrarios emitidos por el secretario del Ayuntamiento y por la Inspección de la Junta de Andalucía «son dos interpretaciones jurídicamente admisibles».

El informe municipal concluyó que «no era legalmente exigible» someter a «concurso público» la adjudicación de la construcción del teatro municipal que asumió una empresa a cambio de modificar la normativa urbanística en relación al suelo a recalificar mientras que la administración autonómica interpretó que «sí se hacía necesario» para su ejecución.

El auto, consultado por Europa Press, remarca que las dos interpretaciones «sostenibles» sobre la necesidad o no de concurso público «descarta per se» la comisión de un delito de prevaricación ya que si «la postura del secretario es asumible y razonable y no concurren indicios bastantes en su conducta, con mayor peso y razón faltan en los restantes investigados, los concejales que votaron a favor en Pleno».

Añade que estos ediles, al aprobar el convenio, actuaron «de tal forma en base al informe de aquel» y descarta que tuvieran «conocimiento jurídico alguno al respecto, intentado obran en beneficio de los ciudadanos del municipio, por los efectos favorables a la economía de tal convenio».

El acuerdo objeto de la denuncia se votó en Pleno en julio de 2010 y fue aprobado por unanimidad en diciembre y conllevaba la modificación de la normativa urbanística en relación al suelo a recalificar y, a cambio, la mercantil con la que se suscribió asumía la construcción del teatro municipal y el desdoblamiento de una vía pública de acceso al conjunto urbanístico para la ejecución de una zona de comercio minorista.



Source link