Inicio Noticias Internacional ¿Qué está pasando en el Mar Rojo y qué tiene que ver...

¿Qué está pasando en el Mar Rojo y qué tiene que ver con la guerra de Gaza?

0
1033

Un helicóptero de los hutíes sobrevuela el barco Galaxy Leader, retenido por los rebeldes en Yemen desde finales de noviembre.

Jonathan Yerushalmy


Las cadenas globales de suministro vuelven a estar amenazadas por las repercusiones regionales de la guerra entre Israel y el grupo palestino Hamás. En respuesta a la ofensiva israelí contra Gaza, los rebeldes hutíes de Yemen han aumentado en las últimas semanas los ataques contra mercantes que navegan por el mar Rojo y el Canal de Suez.

En la mayoría de los casos, los daños causados por drones y misiles lanzados contra petroleros y cargueros han sido mínimos, pero la amenaza ha bastado para hacer saltar las alarmas y para que Estados Unidos haya anunciado una coalición militar integrada por diez países para garantizar la seguridad y libertad de navegación.

¿Por qué es tan relevante Bab Al Mandeb, la puerta del mar Rojo?

Desde el precio de la gasolina en la estación de servicio hasta la disponibilidad del último dispositivo electrónico. En gran medida, todo depende de la seguridad en Bab Al Mandeb, el estrecho de apenas 30 kilómetros de ancho entre Yibuti (África) y Yemen (Península Arábiga), en el que los buques están siendo atacados por los rebeldes chiíes que controlan amplias zonas de ese último país, incluida parte de su costa occidental.

El estrecho de Bab Al Mandeb forma parte del canal de navegación con mayor densidad de mercantes del mundo, ya que es la puerta de entrada y salida del Mar Rojo por el sur para los barcos que pasan por al Canal de Suez. Cuando se inauguró hace más de 150 años, este canal revolucionó el comercio mundial al abrir un atajo que conectaba Estados Unidos y Europa con Oriente Medio y Asia.

En el Mar Rojo se mueve en torno al 12% del comercio mundial y un 30% del tráfico global de contenedores: miles de millones de dólares en bienes y suministros navegan por sus aguas cada año y un retraso puede generar importantes perturbaciones en el resto del mundo.

Bab Al Mandeb, entre Yemen y Yibuti, es la puerta de entrada y

salida del Mar Rojo

N

200 km

ISRAEL

IRAQ

Canal

de Suez

EGIPTO

ARABIA

SAUDÍ

SUDÁN

YEMEN

Saná

Bab Al Mandeb

YIBUTI

Yibuti

¿Cómo ha respondido la comunidad internacional?

La facilidad con la que los hutíes, un movimiento político y armado respaldado por Irán, han interrumpido la principal ruta comercial del planeta ha alarmado a los analistas. Desde su base en Saná, capital de Yemen, los chiíes han sido capaces de atacar los barcos que en su viaje hacia y desde el Canal de Suez atraviesan el Mar Rojo por el estrecho de Bab Al Mandeb. En un principio, dijeron que sólo atacarían los barcos destinados a Israel y tuvieron como objetivo embarcaciones con la bandera israelí o propiedad de empresas de este país. Pero la amenaza para el comercio mundial es mayor porque también han atacado barcos con bandera de otros países y sin relación con Israel.

Las armadas de Francia, Reino Unido y EEUU han derribado desde sus buques de guerra desplegados en la zona algunos de los drones y misiles hutíes. Tras un incremento en los ataques, el jefe del Pentágono, Lloyd J. Austin, ha anunciado la formación de una coalición de países para patrullar el sur del Mar Rojo, con el objetivo de proteger a los mercantes frente a los ataques: con el nombre de ‘Operación Guardián de la Prosperidad’, actuará bajo el paraguas de la fuerza naval internacional Fuerzas Marítimas Combinadas (CMF, en inglés). Según la CMF, los hutíes han llevado a cabo más de cien ataques con drones y misiles balísticos, dirigidos contra diez buques mercantes desde el comienzo de la guerra en Gaza.

“Los países que buscan defender el principio fundamental de la libertad de navegación deben unirse para enfrentar el desafío que plantea este actor no estatal que lanza misiles balísticos y vehículos aéreos no tripulados (UAV) contra buques mercantes de muchas naciones que transitan legalmente por aguas internacionales”, ha afirmado Austin durante una visita a Bahréin, donde se encuentra la principal base naval de EEUU en el Golfo Pérsico. “Este es un desafío internacional que exige una acción colectiva”.

Junto a Washington, según EEUU, en la coalición participan Reino Unido, Francia, España, Italia, Países Bajos, Canadá, Noruega, Bahréin y Seychelles, según el Pentágono; aunque desde el Gobierno español, la portavoz Pilar Alegría ha declarado este martes que España “no participará unilateralmente en esta misión” y, si lo hiciera, sería en “el marco de la OTAN y la Unión Europea”.

¿Qué repercusiones tienen los ataques de los rebeldes?

El efecto más inmediato ha sido un aumento en el coste de los seguros que contratan los barcos para atravesar el Mar Rojo y el Canal de Suez. La práctica habitual es que los buques que navegan por zonas de alta peligrosidad tengan que notificarlo a sus aseguradoras y pagar una prima de riesgo. A principios de diciembre, la prima de riesgo que estaban pagando las navieras era de solo un 0,07% del valor de la embarcación; en los últimos días ha subido a un porcentaje que varía entre el 0,5% y el 0,7%.

Un grupo de grandes aseguradoras marítimas anunció el lunes que también se amplía la zona del Mar Rojo considerada de alto riesgo, por lo que más buques tendrán que pagar la prima. La consecuencia es que el transporte de mercancías por el Mar Rojo se ha encarecido en decenas de miles de dólares por semana. Pero el riesgo es demasiado grande para la mayoría de los comerciantes. Navieras tan conocidas como Maersk, Hapag Lloyd, y MSC, han decidido en los últimos días no navegar por el Mar Rojo.

Según el centro de investigación estadounidense The Atlantic Council, han suspendido la navegación en el Mar Rojo un total de siete de las diez mayores navieras por cuota de mercado. El grupo Maersk, la compañía de transporte marítimo de mercancías más grande del mundo, ha anunciado este martes que desviará a través del Cabo de Buena Esperanza todos los buques que se dirigían previamente al mar Rojo, por lo que tendrán que rodear África.

La petrolera BP se sumó el lunes a la decisión de detener todos los traslados de petróleo y de gas a través del Mar Rojo. Los precios del petróleo y del gas natural subieron después del anuncio de que BP interrumpía los envíos a través del Mar Rojo. Según los analistas, es probable que el coste de la energía siga subiendo si se mantienen los ataques a los buques y otras petroleras deciden interrumpir el transporte de los combustibles a través del Mar Rojo.

Por el momento, las navieras tienen dos opciones: hacerse cargo del riesgo de viajar a través del Mar Rojo con un mayor precio en el coste de los seguros, o desviar sus barcos hacia otras rutas. Las dos implican un aumento en las tarifas y retrasos en la entrega, con costes que repercutirán en toda la cadena de suministro.

De momento, parece que los hutíes no ofrecen alternativas a las navieras, ya que han asegurado que seguirán atacando a los barcos relacionados con Israel. Su líder, Mohamed Abdulsalam, ha afirmado en X (antes Twitter), después del anuncio del Pentágono, que “la coalición formada por EEUU es para proteger a Israel y militarizar el mar sin ninguna justificación, y no impedirá que Yemen continúe con sus operaciones legítimas en apoyo a Gaza”.

Abdulsalam ha dicho que “EEUU se permitió apoyar a Israel formando una alianza, y también sin alianza. Los pueblos de la región tienen plena legitimidad para apoyar al pueblo palestino”.

Texto traducido por Francisco de Zárate y actualizado por elDiario.es