Coche patrulla de la Guardia Civil. EP

Coche patrulla de la Guardia Civil. EP

La Guardia Civil ha detenido en Bilbao al presunto autor de 45 delitos de abusos sexuales a menores, utilizando portales web dirigidos a este sector de la población.

El individuo contactaba con sus víctimas en estas web y posteriormente les amenazaba para conseguir material. Según ha informado la Guardia Civil, se han localizado 12 víctimas de edades comprendidas entre los 13 y 15 años, residentes en los tres territorios del País Vasco, además de Baleares, Sevilla, Tarragona, Zaragoza, Navarra y Barcelona.

Todos los delitos que se le imputan

El hombre deberá responder por 12 delitos de abusos sexuales a menores; nueve delitos de agresión sexual a menores de 16 años, ya que se considera probado que sometió a las víctimas a una intimidación grave; 12 delitos de corrupción de menores, al exigirles hacer determinados actos sexuales explícitos, y 12 delitos de difusión de pornografía entre menores, ya que también se pudo acreditar que los archivos que recibía de los menores eran a su vez distribuidos entre otros menores, con el fin de obtener nuevo material, según informa EFE.

La denuncia de una menor posibilitó su detención

La intervención de la Guardia Civil tuvo lugar tras la denuncia de una menor de edad que estaba siendo amenazada por un hombre al que ya había enviado varias fotos y un vídeo desnuda, y que amenazaba con denunciarla si no le enviaba más imágenes. El individuo había contactado con la víctima, haciéndose pasar por un joven de 15 años, en una página web destinada a “chatear” en directo con desconocidos de forma aleatoria y anónima a partir de 13 años

 La niña le facilitó al hombre su teléfono móvil y comenzó a recibir mensajes del detenido hasta que le pidió que le mandase una foto desnuda, amenazándola si no accedía al envío de la fotografía. Tras acceder la menor y enviarle la primera fotografía, el detenido le solicitó más material gráfico, ampliando las amenazas con subir la fotografía recibida a redes sociales.

Del análisis del teléfono móvil del detenido se pudo comprobar cómo en ese teléfono existían más conversaciones con otros menores de edad a los que igualmente extorsionaba para lograr que le enviaran fotos íntimas.



Source link