HUELVA, 17 May. (EUROPA PRESS) –

Izquierda Unida ha lamentado este martes que la Comisión Europea de Medio Ambiente se «lave las manos» por la llegada de residuos de Montenegro a Nerva (Huelva) y ha informado de que el Comisario Europeo de Medio Ambiente, el lituano Virginijus Sinkevicius, ha respondido a las cuestiones que le planteó en marzo el parlamentario europeo de Izquierda Unida, Manuel Pineda, sobre la llegada de estos residuos peligrosos procedentes de Montenegro al vertedero, sobre la gestión del mismo y los riesgos medioambientales que acarrea.

Así, han criticado que ha respondido con «una lamentable postura de no querer implicarse en la solución de los numerosos problemas originados por mantener la llegada de más residuos a Nerva, a pesar de la contestación social que ello provoca, que exige el cierre definitivo de este vertedero», según ha indicado la formación en una nota de prensa.

Así, el coordinador provincial de Izquierda Unida en Huelva, Marcos Toti, ha asegurado que la Comisión Europea de Medio Ambiente se ha limitado a «lavarse las manos, al no querer implicarse en la búsqueda de soluciones ante la deficiente y oscura gestión que la empresa hace en el vertedero de residuos peligrosos de Nerva, sin querer comprobar qué está pasando realmente en sus instalaciones con una investigación seria y pormenorizada».

Ante ello, Toti ha declarado que la formación seguirá «luchando para lograr que la Junta de Andalucía, ejerciendo las competencias medioambientales que tiene en esta materia, acabe con la llegada de más residuos a Nerva e impida su ampliación, prevista hasta unas 26 hectáreas más», lo que «supondría la tala de unos 3.000 pinos en la zona», ha aseverado.

Respecto al «polémico» transporte desde Montenegro hasta Nerva de «más de 50.000 toneladas de residuos peligrosos que se depositaron en el vertedero nervense», desde IU han señalado que el comisario europeo de Medio Ambiente asegura en sus respuestas al parlamentario europeo de la formación que «en este caso la Comisión no dispone de elementos suficientes para concluir que se ha infringido el Derecho de la UE».

«A lo que añade que en lo que se refiere al traslado de residuos peligrosos entre diferentes países, con destino a un Estado miembro, como es este caso, no es competencia de la Comisión comprobar procedimientos o traslados específicos», han apuntado.

Ante ello, Toti ha lamentado que «las denuncias por todo lo ocurrido en Nerva», elevadas a la UE «se haya quedado en la declaración que hace la Comisión Europea de Medio Ambiente de ejercer de guardiana de los Tratados», pero «responsabilizando directamente a los Estados miembros de garantizar el cumplimiento de los mismos».

Por ello, el coordinador provincial de Izquierda Unida en Huelva ha aseverado que «las competencias que afectan al vertedero de Nerva, por las que se y permiten que siga funcionando y recibiendo residuos de diversos orígenes situados fuera de España y hasta de la UE, a pesar de estar repleto por encima de su capacidad inicial, en más de un 22 por ciento desde hace diez años y acumulando más diez millones de toneladas de residuos, están en manos de la Junta de Andalucía».

Por ello, Toti ha animado a «todas las personas y colectivos implicados en lograr el cierre definitivo del vertedero» a «movilizarse en las próximas elecciones andaluzas» para que «Moreno deje de ser presidente de Andalucía y podamos acabar con situaciones medioambientales y sociales insostenibles como la que sufrimos en Nerva».

El parlamentario europeo Manuel Pineda registró estas preguntas tras mantener un encuentro en Nerva con los integrantes de la Comisión por el Cierre del Vertedero de Nerva Ya, el pasado mes de febrero.

Este colectivo protagonizó, desde finales del pasado mes de enero hasta marzo, varias movilizaciones en Sevilla y en Nerva, exigiendo el cierre del vertedero, motivadas por la llegada a sus instalaciones de 12.000 toneladas de residuos peligrosos procedentes de Montenegro, transportadas en barco desde el país balcánico hasta Sevilla, «por lo que surcaron el río Guadalquivir, junto al Parque Nacional de Doñana para ser enviadas posteriormente a Nerva en cientos de camiones diarios», han explicado desde IU.

Anteriormente, a las instalaciones de Nerva, bajo la gestión de la empresa actual, «ya habían llegado 40.000 toneladas de residuos desde la misma procedencia», han lamentado desde la formación de izquierdas.



Source link