PUENTE GENIL (CÓRDOBA), 14 Dic. (EUROPA PRESS) –

La parlamentaria andaluza de IU por Córdoba y portavoz de Educación y Memoria en el Grupo Parlamentario de Adelante Andalucía ha presentado una denuncia en la que pone en conocimiento de la Fiscalía «el incumplimiento de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía» por parte del Gobierno andaluz de PP y Cs, que «mantiene el nombre de represores del franquismo en equipamientos públicos que son de su responsabilidad».

Así lo ha anunciado Naranjo, en rueda de prensa, ante el colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) José María Pemán de Puente Genil, junto a la concejal de IU en la localidad Virginia Bedmar y la representante de la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Cristina Gómez.

A través de esta denuncia, Naranjo pide a la Fiscalía que investigue si el Gobierno andaluz está incurriendo en un delito al «no tener previsto retirar de este colegio público el nombre de un represor del franquismo, como fue Pemán, responsable de la depuración de maestros durante la dictadura y cuya defensa a ultranza del golpe de Estado y de la violencia franquista está ampliamente documentada».

En este sentido, la parlamentaria ha recordado que las administraciones públicas tienen la obligación, en virtud de las leyes de Memoria andaluza y estatal, de «suprimir los elementos que exalten a personajes vinculados al régimen franquista», sobre todo cuando, además, hay «precedentes» en otros puntos de Andalucía con el propio Pemán como protagonista. Es el caso de Jerez de la Frontera (Cádiz), donde Educación «sí hizo su trabajo y retiró el nombre del represor de un centro público que hoy lleva el nombre de la poeta Gloria Fuertes».

Por ello, IU no entiende que el Gobierno andaluz de PP y Cs «·siga empeñado en incumplir su propia Ley, que en su artículo 32 recoge que la exhibición pública de menciones, como el callejero, inscripciones y otros elementos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública, realizados en conmemoración, exaltación o enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron el régimen dictatorial, se considera contraria a la Memoria Democrática de Andalucía y a la dignidad de las víctimas». Por ello, según recoge la Ley, «las administraciones públicas en el ejercicio de sus competencias adoptarán las medidas necesarias para proceder a su retirada o eliminación».

Precisamente, Naranjo ha recordado que, en la última sesión de la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía, preguntó al consejero de Educación, Javier Imbroda, por sus planes con respecto a este centro educativo y solo obtuvo por respuesta «que dejemos la historia tranquila».

Con ello, IU entiende que «no existe intención alguna por parte del Ejecutivo autonómico de iniciar las acciones a las que está obligado por Ley», lo cual «puede ser contrario a las leyes autonómica y estatal vigentes en materia de Memoria Democrática» y, por tanto, Naranjo solicita a la Fiscalía que investigue si estos hechos pueden ser «constitutivos de delito».

Más allá del marco legal, según ha señalado Naranjo, desde IU piden al consejero de Educación que «reflexione» sobre si es «pertinente que un colegio público, en el que niños y niñas deben educarse en valores democráticos, lleve el nombre de una persona que defendía los valores contrarios».

Desde la ARMH de Puente Genil, Cristina Gómez, por su parte, ha recordado que una treintena de docentes fueron depurados por Pemán en la localidad, la única de Andalucía que aún conserva un centro de enseñanza público con el nombre del «verdugo del Magisterio».

Por eso, desde la ARMH se ha apelado al Consejo Escolar del centro, que lleva meses debatiendo el asunto y que tiene en su mano «agilizar el proceso», ya que «la vía administrativa es simple y rápida», y que tome el ejemplo del otro centro de Puente Genil que cambió su nombre, el Ramiro de Maetzu.

Por su parte, la edil Virginia Bedmar ha recordado que el grupo de IU en el Ayuntamiento de la localidad va a llevar al próximo Pleno una moción para hacer cumplir la Ley de Memoria Democrática, en la que se insta, tanto a la Consejería de Educación, como al Consejo Escolar, a retirar del centro educativo el nombre del ideólogo de la depuración de más de 16.000 docentes. Además, ha señalado que la calle y la plaza en la que se ubica el colegio han sido «contaminadas» por el nombre del propio centro.

REPRESOR DEL MAGISTERIO

La parlamentaria de Adelante Andalucía ha recordado que José María Pemán fue presidente de la Comisión de Cultura y Enseñanza del franquismo, que tenía entre sus funciones la institucionalización de la depuración del personal docente por su desafección al régimen o por no abrazar la religión católica.

Esta comisión se apoyaba en un decreto regulador de la depuración, en cuyo preámbulo establecía que el Magisterio había estado «influido y casi monopolizado por ideologías e instituciones disolventes, en abierta oposición con el genio y tradición nacional», lo que hacía «preciso» que se llevara a cabo una «revisión total y profunda en el personal» que permitiera «extirpar de raíz las falsas doctrinas».

Además, Naranjo ha señalado que está «ampliamente documentada» su filiación al régimen franquista, para el que no solo «desempeñó labores políticas, si no del que además fue defensor a ultranza», llegando a «justificar el golpe de Estado contra el Gobierno democrático de la II República». En este sentido, declaraba que «la idea de turno o juego político ha sido sustituida para siempre por la idea de exterminio y expulsión».



Source link