Pepe Mejía | El Movimiento Asambleario de Trabajadoras/es de la Sanidad (MATS) ha convocado a una concentración el próximo jueves 10 de junio, a las 11 horas, a las puertas de la Consejería de Sanidad (c/ Aduana, 29-Metro Gran Vía, Sevilla Sol) en Madrid.

El motivo de la concentración es “defender” la Atención Primaria, la sanidad pública y denunciar la precariedad laboral “que tanto afecta a las profesionales de la salud como a la calidad asistencial”.

En un plan de contingencia de la Dirección Asistencial de la zona Centro de Atención Primaria, una de las siete de la región, lo que denominan “reorganización” empezaría con el «cierre parcial del centro en horario de tarde (durante el menor tiempo posible), y derivación de la atención médica a otro centro, con incorporación de profesionales en la medida de lo posible (al menos para garantizar la asistencia urgente de la población de referencia)».

Seguiría con el «cierre del centro y derivación de la atención a otro centro» con incorporación de sus profesionales, y luego la «concentración progresiva en centros de salud, según fases determinadas», siempre con «apoyo a la atención domiciliaria con conductores con vehículo de la organización y/o mediante servicio público (VTC/Taxi)».

En centros abiertos hasta las 15:00 horas, la atención sería «exclusivamente telefónica y domiciliaria por enfermería hasta las 21:00 horas quedando el centro cerrado y derivando la atención presencial a otro».

Según el MATS, “Llevamos años asistiendo al progresivo desmantelamiento de la sanidad pública, con una progresiva disminución del gasto público sanitario, que ha pasado de ser un 6,7% del PIB en el año 2009 a un 5,9% en el año 2017. En la comunidad de Madrid, a pesar de la apertura de 7 nuevos hospitales en los años 2007-2008, …la plantilla de trabajadores del SERMAS se ha reducido de 76.359 trabajadores en el año 2008 a 74.095 en el año 2019, alcanzando su mínimo en el año 2013 con 69.242 trabajadores. Si nos fijamos en el número de camas, en 2008 el SERMAS disponía de 14975 camas, mientras que en 2018 son 14.334 (623 camas menos), de las cuales solo se encuentran en funcionamiento 12.246 (utilizarlas supondría contratar mucho más personal)”.

En el marco de la estrategia del derrumbamiento de la sanidad pública madrileña, se implanta una cultura de contratación cortoplacista e ineficaz, que considera al personal como pieza intercambiable, haciéndose sistemáticos los contratos eventuales, por días, incluso por horas, y sujetos a la demanda asistencial del momento.

“Entendemos –dice el MATS- la precariedad laboral como inestabilidad en el empleo, con un aumento de la vulnerabilidad, menores ingresos, y menor accesibilidad a prestaciones y beneficios sociales.  Es precaria la que firma un contrato para pasar consulta un día en un centro de atención primaria, es precario el que firma un contrato de refuerzo en una planta de hospitalización por la epidemia anual de la gripe para 5 días, es precario el que tiene un contrato de intensificación para “ayuda a la investigación” y cobra el 50% del sueldo aunque trabaja el 100%, la que tiene una beca para investigación y cobra la mitad de un sueldo de facultativo pero hace el mismo trabajo, y además, investiga”.

“La precariedad laboral está instaurada de forma habitual en los servicios de urgencias, en los que los contratos eventuales suponen el 41,5% (Marzo 2020). Recientemente veíamos como las eventuales del hospital Severo Ochoa se plantaban ante la Consejería de Sanidad exigiendo estabilidad laboral, y negándose a seguir firmando contratos de un mes de duración”.

“Las políticas de recortes en los servicios públicos exigidas por Europa y llevadas a cabo por las diferentes comunidades autónomas han llevado al sofocamiento al sistema sanitario, el cual ya estaba muy dañado antes de la actual crisis. Situación que ha sido denunciada en múltiples ocasiones por las y los trabajadores del sistema público de salud. Cuantas veces esos mismos sanitarios que ahora son considerados héroes han sido considerados molestos por denunciar situaciones incompatibles con una sanidad de calidad y exigir cambios que garanticen el buen funcionamiento de nuestro sistema sanitario”.

El MATS hace un llamamiento “a las trabajadoras/es de la salud, así como al conjunto de la ciudadanía a participar en esta convocatoria, así como en las concentraciones que se están haciendo delante de los centros de salud y en otros puntos de la ciudad.





Source link