Contenido ofrecido por:


Bristol-Myers Squibb (BMS) y Celgene se unieron hace un año en la que sería una de las operaciones más importante del sector farmacéutico en los últimos tiempos. El tamaño adquirido por la compañía la sitúa como la 5ª compañía a escala global y esto le permite afrontar con solvencia un escenario de inversión y desarrollo de nuevos medicamentos para el largo plazo y responder a las necesidades de nuevos tratamientos de los pacientes.

La nueva compañía une lo mejor de una biotec y de una gran empresa farmacéutica, lo que les permite desarrollar medicamentos innovadores para pacientes con cáncer y otras enfermedades graves. BMS es consciente de que esta nueva dimensión viene acompañada de una responsabilidad aún mayor con sus miles de pacientes. Por ello, la compañía tiene como objetivo hacer avanzar la ciencia desde sus franquicias líderes en oncología, hematología, inmunología y enfermedades cardiovasculares, y gracias a uno de los ‘pipelines’ más diversos y prometedores de la industria.

El equipo de BMS –formado en la actualidad por 30.000 empleados en todo el mundo, de los que cerca de 400 se encuentran en España y Portugal– trabaja cada día por descubrir, desarrollar y proporcionar medicamentos innovadores que les ayuden a superar patologías graves y a lograr una mejor calidad de vida.

Una historia de excelencia científica

BMS ha sido pionera en el desarrollo de la inmunoterapia, una nueva clase de medicamentos que estimulan el sistema inmune contra el cáncer. La compañía ha cambiado, además, tratamiento de enfermedades como el mieloma múltiple y el de tumores graves, como el melanoma metastásico o el cáncer de pulmón, aumentando las expectativas de vida de sus pacientes.

Además, la empresa avanza hacia la próxima generación de opciones terapéuticas, como las CAR-T, y continúa buscando tratamientos de vanguardia que cambien la vida de los pacientes, como la terapia celular.

Líder en innovación en España

Aunque en España siguen coexistiendo de momento las dos entidades legales, gracias a la unión, BMS se ha posicionado como la segunda compañía en número de ensayos clínicos en marcha en nuestro país. En concreto, cuenta con más de 200, para los que la empresa ha destinado aproximadamente 50 millones de euros.

Asimismo, BMS cuenta un centro de investigación puntero en Sevilla, el Centro de Investigación Traslacional (CITRE), que se ha convertido en la referencia europea en medicina traslacional de cáncer.

Con más de 50 moléculas en distintas fases de desarrollo, la inversión de la compañía en investigación y desarrollo supera en la actualidad los 6.000 millones de dólares en todo el mundo.

Compromiso con la igualdad y la diversidad

Bristol Myers Squibb apuesta por generar empleos de calidad, diversos e inclusivos. El 61% de sus 400 empleados son mujeres y el órgano directivo de la compañía en el país es más que paritario. Prueba de ello es que el Ministerio de Igualdad ha otorgado recientemente a BMS el distintivo “Igualdad en la Empresa”, un certificado otorgado a la excelencia en la aplicación y desarrollo de medidas de igualdad entre mujeres y hombres y en el desarrollo de planes y políticas de igualdad en la empresa a aquellas compañías que logran resultados en la implantación de dichas medidas.

Cercana a la sociedad

La misión y el compromiso de BMS cobra ahora más importancia que nunca, en el contexto de incertidumbre provocado por la pandemia. Así, aunque han pasado ya varios meses desde el inicio de la crisis sanitaria, el mundo se sigue enfrentando a un reto único para la humanidad y para la ciencia.

Como compañía preocupada por ayudar a la sociedad y reducir las desigualdades, BMS decidió apoyar aquellos colectivos más vulnerables: profesionales sanitarios, familias con menores en riesgo de exclusión o personas mayores. Save the Children, Unicef, Cáritas, Cruz Roja y el Banco de Alimentos son algunas de las instituciones a través de las que hemos canalizado esa ayuda.



Source link