La Justicia neuquina dispuso que permanezca detenido, al menos por cinco días, el hombre que confesó haberle disparado en el pecho a un amigo mientras practicaban caza furtiva en un campo privado a la vera del lago Nahuel Huapí.

Según solicitó el asistente letrado Ramiro Amaya y avaló el juez de garantías, el autor del disparo identificado como F.J.A.F., permanecerá con prisión preventiva mientras se investigan las circunstancias en las cuales se produjo la muerte de su amigo de Segundo Enrique Pargade, el hombre de 42 años.

En tanto, la causa fue caratulada como homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real con el delito de portación de arma de fuego de uso civil condicional sin la debida autorización legal.

Según la reconstrucción que fue difundida por la intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapí, a través de un comunicado: “Durante la madrugada del jueves 24 de marzo cerca de las 3, los guardaparques del área lacustre recibieron el aviso por parte de Prefectura Naval Argentina, sobre un incidente de caza furtiva en el Lago Nahuel Huapi, solicitando a los guardaparques colaboración para identificar el lugar donde el hecho habría ocurrido”.

“Habiendo identificado el área, una propiedad privada en Península Huemul, se desplazan al lugar agentes de Prefectura Naval Argentina, dos guardaparques, personal de la Policía de Neuquén y de salud. Al llegar se identifica un hombre que había fallecido por un disparo con un arma de fuego de caza, hecho que está siendo investigado por la justicia de la provincia de Neuquén”, explicaron desde el Parque Nacional y sumaron: “En el lugar había tres personas, dos oriundas de Bariloche y otra de Buenos Aires, una de ellas era el fallecido, que estaban cazando de forma furtiva en una propiedad sin autorización para estas actividades”.

Ayer, en diálogo con LA NACION, el intendente del Parque Nacional, Horacio Paradela, agregó: “Son recurrentes los hechos de caza furtiva y en los que se intervienen y tienen que ver con diferentes épocas del año. Son más habituales durante la brama de los ciervos, que es el momento en el que los machos persiguen a las hembras y son más dóciles. Se lo puede cazar de manera más efectiva. Justo esta época del año hay brama. Es entre marzo y abril. Por eso se dan más hechos de caza furtiva”.

Normalmente, los animales a los que se apunta en los hechos de caza furtiva son ciervos colorados y el jabalí, que son especies exóticas dentro del parque nacional. Ha habido hechos de caza furtiva con animales nativos, pero son menos recurrentes y se da, más que nada, con el guanaco”, sumó Paradela.

Ante la consulta de si el Parque Nacional tiene zonas de coto de caza, explicó: “Acá tenemos diversas modalidades. Desde la caza deportiva o control, que se utiliza para controlar las especies exóticas, que se puede dar en propiedades privadas. También hay cotos de caza en el propio parque, que se sortea por turnos y que salen a subasta que permiten la caza deportiva de ciervos y jabalíes”.



Source link