SEVILLA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) –

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, defiende en una respuesta escrita al diputado autonómico de Adelante por la provincia de Sevilla Ismael Sánchez (IU), que la causa de una «donación fallida» de órganos tras la muerte de un varón de 37 años no fue un déficit de personal sanitario, sino la «falta de tiempo» para acometer la operación «dentro de los márgenes posibles» de éxito, dada la logística implícita en este tipo de actuaciones.

En su pregunta parlamentaria, Ismael Sánchez exponía que «la noche del 27 de enero de 2020 se produjo una nueva activación de código 41 para donación en asistolia tipo II», tratándose de un paciente sin antecedentes de 37 años, pero la donación de órganos «no pudo llevarse a efecto por déficit de recursos humanos por parte de la coordinación de trasplantes», por lo que reclamaba información sobre las previsiones para solucionar situaciones de este tipo.

Frente a ello, el consejero Aguirre detalla en su respuesta, recogida por Europa Press, que «los donantes de órganos en asistolia tipo II o por muerte fuera del hospital son una minoría en todo el país, porque es muy complejo poner en marcha un procedimiento para el que hay que coordinar la logística extra hospitalaria en un tiempo mínimo».

«La razón por la que no se procedió a la activación del protocolo de actuación, para el que es necesario movilizar a más de un centenar de profesionales entre facultativos de emergencias, policías, celadores, médicos, enfermeros, cirujanos, forenses y jueces, entre otros, y tener una disponibilidad inmediata de una serie de recursos, medios y espacios, responde a una cuestión de tiempos, un tiempo que es clave y cuya falta provocó la donación fallida», explica el consejero.

TIEMPO LÍMITE

A tal efecto, precisa que «para que este tipo de donaciones se hagan dentro de los márgenes posibles se dispone de un máximo de 290 minutos desde que el paciente entra en parada» y «si el coordinador ve en la gestión de esos tiempos que la operación no va a ser segura y de garantías, su responsabilidad es pararla».

En este caso concreto, «el coordinador de trasplantes que estaba en el hospital cuando recibió la notificación por parte del 061 de una muerte con posibilidad de código 41 estaba ocupado en ese momento en otro proceso de donación», con lo que «llamó al otro coordinador, que estaba fuera porque descansaba, y por una cuestión de tiempos se consideró que no se llegaba dentro de los márgenes necesarios».

«No hay un problema de recursos humanos porque el coordinador de guardia estaba ocupado en otro proceso en ese momento. El coordinador de trasplantes, que no tiene por qué estar de guardia física en el centro, tiene que llegar al hospital antes que el 061 con el paciente. No deben pasar más de 120 minutos desde la parada del paciente hasta que éste se encuentre dentro del centro conectado a una máquina de oxigenación para que los órganos sean válidos», explica el consejero concluyendo que «son tiempos muy justos en los que cualquier contratiempo puede ocasionar que el programa no se active».



Source link