Un grupo de investigadores dirigido por el astrónomo Martijn Oei, del Observatorio de Leiden en los Países Bajos, describió recientemente una galaxia extremadamente grande. Situada a unos 3.000 millones de años luz de distancia, Alcioneo es una radiogalaxia gigante que alcanza los 5 megaparsecs en el espacio, es decir, que tiene 16,3 millones de años luz de diámetro. Un tamaño descomunal si se compara con nuestra galaxia, la Vía Láctea, que tiene unos 200.000 años luz de diámetro.

Dicho de otro modo más gráfico, el tamaño de esta galaxia gigante es de 154.283.880.000.000.000.000 kilómetros, un tamaño tan colosal que los astrónomos decidieron bautizarla con el nombre de un gigante de la mitología griega, hijo de Tártaro (el abismo) y Gea (la Tierra). 

Para localizar Alcioneo, el grupo de astrónomos buscó datos recopilados por LOw Frequency ARray (LOFAR), una red interferométrica que consta de alrededor de 20.000 antenas de radiotelescopio, distribuidas en 52 ubicaciones en toda Europa. LOFAR es el observatorio de radio más sensible en sus bajas frecuencias de observación hasta que la matriz de kilómetros cuadrados (SKA) entre en funcionamiento alrededor de 2025.

La nueva galaxia tiene unos 16,3 millones de años de luz de diámetro, mientras que la vía láctea tiene solo 200.000. 

Tras procesar todos estos datos, el equipo obtuvo imágenes que se han presentado como la búsqueda más sensible jamás realizada de lóbulos de radiogalaxias. A continuación, en vez de usar algún ordenador, usaron sus propios ojos para reconocer patrones, descubriéndose así la que parece la radiogalaxia más grande jamás encontrada. 

¿La más grande?

Con todo, los descubridores matizan que afirmar que se trata de «la galaxia más grande conocida» puede ser engañoso, porque Alcioneo tiene la eyección de radio más grande de cualquier radiogalaxia, quea menudo no se tiene en cuenta para determinar el tamaño de las galaxias ordinarias.

Esta ambigüedad surge porque las galaxias no tienen un límite definido por su naturaleza y se caracterizan por una densidad estelar que disminuye gradualmente en función del aumento de la distancia desde su centro, lo que dificulta las mediciones de su verdadera extensión. De este modo, se pueden emplear diversos criterios para medir el tamaño de una galaxia.

El misterio de las radiogalaxias gigantes

Las radiogalaxias gigantes son las estructuras más grandes del Universo generadas por galaxias individuales y consisten en una galaxia anfitriona (que es el grupo de estrellas que orbitan un núcleo galáctico que contiene un agujero negro supermasivo), así como enormes chorros y lóbulos que brotan del centro galáctico (radiación electromagnética generada por partículas cargadas que se mueven a alta velocidad según una trayectoria curva).

 Galaxia Alcioneo
Imagen: Martijn Oei et al.

Los investigadores superpusieron imágenes del LOFAR Two-meter Sky Survey (LoTSS), que se muestran en naranja, con imágenes del Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE), que se muestran en azul.

Las radiogalaxias más grandes tienen lóbulos o penachos que se extienden a escalas de megaparsec, lo que implica una escala de tiempo para el crecimiento del orden de decenas a cientos de millones de años. Esto significa que no se suele poder observar la dinámica de las fuentes de radio directamente, lo que obliga a recurrir a la teoría y las inferencias de un gran número de objetos.

Actualmente, se conocen alrededor de mil radiogalaxias gigantes. Sin embargo, los principales mecanismos que impulsan su crecimiento excepcional de estas galaxias continúan siendo poco conocidos. El hallazgo de Alcioneo podría aumentar nuestros conocimientos sobre estos colosos galácticos, así como también entender mejor el medio intergaláctico que se desplaza en los enormes vacíos del espacio.

 



Source link