Más de la mitad de la producción mundial de aceite de girasol se obtiene de flores cultivadas en Ucrania y Rusia… El conflicto ha trastocado los suministros.

El aceite de girasol se utiliza para freír las patatas o ligar salsas, así que el impacto financiero de la guerra se siente con fuerza en la hostelería. Los precios del aceite de cocina alcanzan máximos históricos, “con el aumento del precio del petróleo han aumentado bastante nuestros costes, han subido un 200 o 300%, explica Anisa Khan, dueña de un restaurante londinense.

Además, en Londres los clientes solo pueden comprar dos bidones de aceite de girasol por persona.»El aceite es un ingrediente fundamental en la cocina, es básico. 20 litros costaban 20 libras, y ahora lo pagamos alrededor de 60 libras» lamenta la propietaria.



Source link