eduardo parra

El Gobierno permitirá durante tres años que los médicos y pediatras que sigan en su puesto cobren el 75% de la pensión y autorizará jubilaciones parciales de media jornada

Alfonso Torices

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, avanzó este jueves que su departamento y el de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que dirige José Luis Escrivá, van poner en marcha un plan de choque para evitar que en los próximos años se produzca el colapso de las plantillas de los centros de salud y ambulatorios por el efecto combinado de la jubilación de un número sustancial de sus médicos y la falta de especialistas en España para cubrir las vacantes de profesionales.

Según explicó Darias hoy en la Comisión de Recursos Humanos del Consejo Interterritorial de Salud (Cisns), ambos ministerios preparan un plan piloto, que en principio sería excepcional y solo con tres años de duración, para tratar de convencer a miles de especialistas en Medicina de Familia y Comunitaria y pediatras para que retrasen varios años su jubilación. Pretenden dar así tiempo a que el aumento de matrículas que se está produciendo desde hace años en las facultades de Medicina y el mayor número de plazas ofertadas en la formación MIR permitan un relevo natural de los profesionales.

Entre las medidas «temporales» que el Gobierno autorizaría estaría permitir el régimen de jubilación activa a los médicos de los centros de salud, ofreciéndoles que si continúan en su puesto de trabajo cobrarán el 75% de la pensión (el máximo para el resto de profesiones es del 50%), y facilitar para quienes así lo quieran la posibilidad de que la jubilación activa sea parcial, solo a media jornada, pero también con el 75% de pensión. Los diseñadores del plan piensan que, dadas las muy buenas condiciones económicas que se ofrecerían, puede haber una cantidad «significativa» de adhesiones de especialistas, que estarían dispuestos a alargar su carrera profesional a cambio de la recompensa. Según Darias, quien explicó que antes de emprender las reformas legislativas que permitirían iniciar el plan de choque se lo quieren explicar a los sindicatos, los consejeros autonómicos del ramo, muy agobiados por la incapacidad de cubrir las vacantes en sus respectivas áreas de atención primaria, han acogido con buenas palabras el proyecto.

Jubilación masiva

Detrás de este plan de choque, solo dirigido a médicos de familia y pediatras, hay una doble realidad admitida por los propios estudios del Ministerio de Sanidad y por los avisos lanzados de forma reiterada desde los colegios de médicos. Por un lado, se calcula que el 30% de los especialistas médicos que trabajan en los centros de salud se jubilarán en los próximos diez años y que en 2027, si antes no se toman medidas, se puede llegar a tener en este área, el primer nivel de atención sanitaria de la población, hasta 9.000 vacantes sin capacidad de ser cubiertas.

La atención primaria es el sector más envejecido de la sanidad española, con uno de cada tres médicos con más de 60 años, unos 12.000 entre 60 y 65 años y 1.500 más con más de 65. Así, si no se toman medidas que palíen la situación, el déficit de profesionales será enorme, pues las promociones que dejarían la vida laboral, las de los años ochenta, son especialmente numerosas. El déficit, calcula sanidad, se prolongaría al menos cinco años, tras los que debería compensarse por el aumento hasta en un 40% desde 2018 de las plazas MIR y por el descenso del ritmo de jubilaciones.

Huida a otros países

Por otro lado, desde hace años, como mínimo durante buena parte de la década pasada y de la presente, miles de médicos formados en España se marchan a trabajar a distintos países, sobre todo europeos (Gran Bretaña, Bélgica, Alemania, Francia), ante las condiciones laborales precarias con las que tienen que comenzar a ejercer la profesión en España tras once años de formación, con sueldos bajos, interinidades eternas y sobrecarga asistencial. Los cálculos existentes sobre este fenómeno barajan la cifra de unos 8.000 profesionales emigrados en los últimos tiempos, con una media anual de algo más de 400.

A estos dos factores que explican el déficit de médicos que vive España hay que añadir la huida generalizada de los profesionales que salen de las facultades de los puestos de atención primaria, un área abandonada y masificada por la falta de inversiones y de personal, como lo demuestra que en la pasada convocatoria de plazas MIR quedasen sin cubrir cerca de un centenar de puestos de médico de familia y comunitario.

Acogida favorable por el colectivo médico

La medida ha sido acogida favorablemente por el colectivo médico. El presidente del Consejo General de Médicos, Tomás Cobo, dijo esta noche que todas las medidas que desde el Gobierno se adopten para paliar la crisis sanitaria que se está viviendo en los servicios de Atención Primaría le parecen «bien», y si además las hacen con ámbito nacional desde dos ministerios y «articuladas con la jubilación, estupendo».

Cobo sí emplazó a los titulares de Sanidad y Seguridad Social a que armonicen estas medidas de modo que sean homogéneas para todos los sistemas autonómicos de salud. «Todo lo que sea estandarizar las medidas es bueno». Eso sí, el presidente de los facultativos españoles recordó que la edad no pasa factura a todos por igual, tampoco a los médicos, «que no siempre están igual a los 65 que a los 67. No es un problema de cronología sino de biología», señaló.



Source link