Ser miembros del VIDES es hacerse buenos samaritanos de una humanidad herida y abandonada a los márgenes del camino, de una humanidad que, en  las sociedades desarrolladas, corre el riesgo de perder las coordenadas para su plena realización y en las demás no tiene las mínimas posibilidades de acceder a una vida digna y abierta al futuro para sí y para los propios hijos e hijas



Source link