Hungría elige primer ministro este domingo 3 de abril. Se trata de las novenas elecciones desde la caída del comunismo y la transición del país en 1989. Una etapa en la que el ultraconservador Viktor Orbán, ha gobernado la mayor parte del tiempo: ganó cuatro elecciones, tres de ellas consecutivas desde 2010, las anteriores, en 1998.

¿Por qué debería importarle al resto de Europa?

Durante sus últimos 12 años en el poder, Orbán, líder del partido ultraconservador Fidesz, ha cambiado el sistema judicial del país y se ha enfrentado a la Unión Europea en temas como el Estado de Derecho y la inmigración. El primer ministro no ha sido un socio cómodo. Una de las últimas disputas, fue por la aprobación del mecanismo que permite a la UE bloquear los fondos europeos a aquellos países que no respeten el Estado de Derecho, que hagan un mal uso del dinero procedente de Bruselas, o que tengan un alto riesgo de corrupción.

Uno de los mensajes clave de la coalición opositora es que Hungría vuelva a tener una buena relación con los socios de Occidente y de la Unión Europea.

¿Qué hay de diferente en estas elecciones?

Tras la victoria en 2010, Fidesz utilizó su mayoría absoluta para cambiar el sistema electoral. La mayoría de los cambios fueron a favor del partido gobernante. Los partidos de la oposición, muy divididos, no fueron capaces de trabajar juntos y contrarrestar la reforma.

En Hungría, desde 2014, las elecciones tienen una sola vuelta, pero la gente vota dos veces. Un voto va a la lista del partido y otro al candidato en la circunscripción. De los 199 mandatos en el parlamento, 106 se deciden por circunscripción uninominal en la que el que tiene más votos obtiene el escaño. Los 93 mandatos restantes se deciden proporcionalmente por los votos de las listas nacionales.

Para estas elecciones de 2022, seis partidos de la oposición han decidido aliarse de forma inédita. Han unido sus fuerzas para crear juntos una sola lista nacional, con un candidato de la oposición, Péter Márki-Zay, que ganó las primarias celebradas en octubre de 2021. Pero también han decidido presentar un candidato en cada circunscripción, también decidido por las primarias de septiembre de 2021.

Hay dos partidos más pequeños que podrían llegar al Parlamento. Mi Hazánk Mozgalom es un partido de derechas con políticos de Jobbik. Su apoyo creció durante la pandemia al ser el único partido contrario a la vacunación contra la COVID-19.

El otro partido es una formación protesta llamada el partido del perro húngaro de dos colas. Es posible que los apoyen los votantes de la oposición que, por una u otra razón, no respaldan la alianza.

¿Quién es Viktor Orban?

Para sus partidarios, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, representa los verdaderos valores europeos: el cristianismo; el predominio del Estado-nación o el gobierno para las masas, no para las élites. Para sus críticos, es un populista oportunista que sólo se preocupa por su propio poder y ha convertido a Hungría en un paria dentro de Europa.

Llegó al poder por primera vez en mayo de 1998, después de que el Fidesz obtuviera el mayor número de escaños en el parlamento en las elecciones generales, y se convirtió en el jefe de gobierno más joven de Europa en ese momento. Tras perder las elecciones en 2002, pasó 8 años en la oposición y volvió al poder en 2010.

Durante los últimos 12 años la política y las alianzas de Orbán han cambiado mucho. A medida que aumentaban los conflictos con la UE y sus aliados occidentales, el primer ministro establecía fuertes lazos con líderes autoritarios como el presidente ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jinping. Fidesz abandonó a su familia de partidos europeos, el Partido Popular Europeo, conservador y demócrata-cristiano, en 2021.

Controversia por el voto por correo desde el extranjero

Hay más de 456.000 personas inscritas, pero hay muchas anomalías en torno a la elección por correo. Según informes de los medios de comunicación y testimonios en algunas partes de Serbia y Rumanía los activistas locales del partido húngaro están recogiendo los votos, y son aliados de Fidesz. El jueves, la policía rumana investigó un lugar en el que se arrojaron un gran número de papeletas electorales húngaras en una bolsa, algunas de las cuales fueron quemadas.

Referéndum sobre la protección de la infancia

No sólo son elecciones, Orbán también ha convocado un referéndum. El Gobierno plantea 5 preguntas diferentes sobre la «protección de la infancia». Los miembros del Ejecutivo y sus partidarios explican la necesidad del referéndum como una respuesta a «un ataque de Bruselas».

La historia detrás de esto es que las instituciones de la Unión Europea y los estados miembros, las ONGs de derechos humanos, especialmente de derechos de las personas LGBT y la Comisión de Venecia, criticaron los cambios de ley añadidos a la ley antipederastia votada a finales de junio por el Parlamento.

Estas modificaciones son calificadas de anti-LGBT y muchos críticos ven similituddes con la ley rusa anti-LGBT. Básicamente prohíben la promoción de las personas LGBT sin definir lo que significa promoción. Muchos opositories también dicen que generarán odio contra la comunidad LGBT.

¿Qué dice la ley?

Aunque nació como una ley contra los abusos a menores, sus críticos ven en ella sesgos homófobos. Se prohibe la “promoción” de la homosexualidad, aunque no se especifica qué significa exactamente promover. Además, solo instructores autorizados por el Gobierno pueden impartir clases de educación sexual.

La Comisión Europea se opuso a esta ley, a la que Ursula Von der Leyen calificó de vergonzosa, y que para muchos críticos es peor que la que la que Rusia aprobó en 2013 contra la “propaganda gay”.



Source link